Riqueza

Empresarios, ricos 'de toda la vida' y jóvenes de la era Internet

¿Qué se hace con un millón de euros? Los gestores de banca privada actúan en función del perfil del cliente, esto es, su disposición a asumir riesgo o el uso que quiere dar al dinero. 'Algunos clientes quieren gestionar para dejar herencia a los hijos, otros para garantizarse rentas anuales. Cada uno es distinto', explica Josep Palet, director de producto de Sabadell Banca Privada. Quien decide es el cliente, y la labor del banco es explicar las posibilidades: proponer una o varias carteras y señalar qué puede ocurrir con el dinero según se cumpla un escenario y otro.

Los clientes tradicionales de banca privada, que deben llegar con 500.000 o 600.000 euros debajo del brazo, suelen ser empresarios. Tanto en activo como retirados, pero empresarios en su mayoría. También hay millonarios de toda la vida, o riqueza tradicional como llaman los banqueros. Y en 1999 y 2000 algún gestor de banca privada recordaba cómo le llegaban jóvenes procedentes de empresas de Internet con sueldos millonarios o paquetes de opciones sobre acciones.

'Hay un segmento de mercado cada vez más relevante, y es de empresarios de éxito relativamente jóvenes, cada vez más cerca de los 40 años. Estos son clientes muy exigentes, porque la manera como han hecho dinero es con buenos consejos. Piden una alta calidad en el servicio, y son más arriesgados porque saben que el riesgo compensa', explica Chaves.

Los jóvenes arriesgan

Los ricos de toda la vida son más conservadores, aunque sus hijos, las nuevas generaciones, son más exigentes y audaces. Precisamente la transición de una generación a otra es uno de los momentos más delicados para los profesionales de la banca privada.

En cualquier caso, no son excesivamente arriesgados. Mucho menos que los pequeños inversores que dedican a la Bolsa todos sus ahorros. 'En los últimos años se ha notado un desplazamiento hacia perfiles más conservadores, como consecuencia de la evolución de los mercados', explica Palet.