Trasporte

La inmadurez del sistema de seguridad obligará a bajar la velocidad del AVE

La tecnología de seguridad ERTMS, impulsada por la Comisión Europea y elegida en España para permitir la circulación de trenes hasta 350 kilómetros por hora en el AVE Madrid-Barcelona, provoca cada día mayor desconfianza. Fuentes del GIF, el organismo que construye la línea, aseguraron que en los pliegos de los concursos de construcción de algunos tramos del AVE Lleida-Barcelona y Madrid-Toledo que se harán públicos en días se exigirá señalización ERTMS 'en los niveles 1 y 2' de prestación, es decir, para 300 kilómetros por hora y 350 kilómetros por hora.

Pese a esta declaración, este diario ha podido saber de fuentes cercanas a ambas partes que los nuevos responsables del GIF han amenazado esta misma semana a los suministradores, Ansaldo y Cobra, con la suspensión del contrato de ERTMS.

Ambas empresas mantienen un enfrentamiento con el GIF y con Fomento por los problemas en la instalación del sistema de seguridad provisional ASFA, que permite circular a una velocidad punta de 200 kilómetros por hora. Estos problemas han obligado a retrasar la inauguración de la explotación del AVE entre Madrid y Lleida, prevista para diciembre de 2002. A estas alturas de junio aún no se ha fijado una fecha para la puesta en servicio y todo indica que, tras la tragedia de Chinchilla, se retrasará incluso hasta septiembre.

Pero el desencuentro entre Ansaldo y Cobra con Fomento y el GIF tiene raíces más profundas. El Gobierno acumula suficientes experiencias de retrasos por falta de desarrollo en las tecnologías que ha pretendido implantar en otros ámbitos: el móvil UMTS y la televisión digital, son buenos ejemplos. Ahora se comprueba que el ERTMS no termina de madurar, cuando ya se acumulan seis meses de retraso en la puesta en servicio de la línea y cuando está a punto de cumplirse el calendario para que Talgo y Siemens comiencen a entregar los trenes AVE. Sin embargo, las primeras unidades no llevarán esta tecnología por no estar disponible.

Sustitución

Aunque Ansaldo asegura que en las próximas semanas culminará la instalación del nivel 1 del ERTMS en el tramo Madrid-Lleida, el GIF estudia la posibilidad de que se sustituya este sistema por otro alternativo, maduro tecnológicamente. Los técnicos son conscientes de que, aunque el ERTMS se está instalando en otras redes por exigencia comunitaria -que presiona con su capacidad de financiación-, no existe hasta hoy una sola línea en el mundo en la que funcione. Es más, en Suiza se ha decidido retirar el ERTMS nivel 1 de una línea en pruebas. Fomento y el GIF son conscientes de que las dificultades en el despliegue de los sistemas de seguridad terminará por provocar una revisión a la baja de los exigentes parámetros con que había diseñado la línea.

Expertos consultados han señalado que el nivel 1 del ERTMS y cualquier otro equipamiento de seguridad alternativo obligan a reducir la velocidad a 300 kilómetros por hora. Además, el cúmulo de dificultades a los que se enfrenta la puesta en servicio de la línea está provocando un incumplimiento en cadena de los hitos que el Ministerio de Fomento se había marcado. Para el presente mes de junio estaba previsto que se inaugurara el ramal de interconexión entre las líneas AVE a Sevilla y a Lleida. Este mes también estaba prevista la inauguración de un intercambiador en Zaragoza para conectar con Huesca.

Ansaldo acusa al ministerio de inculparle sin fundamento

Ansaldo salió ayer al paso de las acusaciones sobre el incumplimiento del calendario de ejecución del sistema primario de señalización del AVE Madrid-Lleida vertidas por el GIF. El grupo italiano sostiene en una nota que esas críticas son infundadas, ya que 'todos los trabajos previstos se han completado en le fecha contractual señalada, el 31 de mayo'.

El suministrador italiano, en el ojo del huracán desde que el pasado mes de febrero tuvieran que suspenderse los viajes promocionales de la línea por las deficiencias detectadas en el sistema de seguridad, añade que no existe en la actualidad ningún impedimento técnico en la señalización para realizar el periodo final de pruebas con los trenes.

Ansaldo lamenta 'que el esfuerzo realizado para recuperar el retraso de otros y poner en marcha en apenas unos meses un completo sistema de señalización en condiciones de trabajo muy difíciles y con una inversión considerable de recursos, sea infravalorado ante la opinión pública imputando al suministrador y al instalador de los sistemas responsabilidades que consideramos le son totalmente ajenas'.

Alega como argumento que la comisión mixta Renfe-GIF que ha supervisado los trabajos de instalación a lo largo de estos meses no ha comunicado incumplimiento alguno en la ejecución de los hitos intermedios previstos.

Las instalaciones que el grupo italiano, en alianza con Cobra, pone ahora a punto son de tecnología ASFA, un sistema desarrollado hace casi 40 años que sólo permite velocidades máximas de 200 kilómetros por hora.

Los equipos que dan soporte a la primera fase del verdadero sistema de señalización que debe equiparla línea, de patente abierta, paneuropeo y de nueva generación, se denomina ERTMS y debe permitir velocidades de 300 kilómetros por hora. Este sistema estará listo para iniciar las pruebas esta misma semana, según Ansaldo.