Moneda única

Reino Unido anuncia que no reúne aún las condiciones para adherirse al euro

El ministro británico de Economía, Gordon Brown, ha anunciado hoy que ahora las condiciones económicas no son "las adecuadas" para la adhesión del Reino Unido al euro, pero que se presentará un borrador para celebrar un referéndum antes de que concluya su actual mandato, en 2005 ó 2006.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes, Brown ha anunciado también una serie de medidas económicas para que el Reino Unido pueda volver a decidir sobre si se incorpora a la moneda única en un año. El ministro de Economía ha afirmado que sólo se han cumplido tres de los cinco requisitos económicos que permitirían la introducción del euro en el Reino Unido a corto plazo, referidos al impacto sobre la inversión y sobre los servicios financieros. En 1997, este organismo público fijó cinco baremos para valorar si las condiciones económicas favorecen la entrada del Reino Unido en la eurozona, y por ahora no se han cumplido por falta de convergencia.

Estas cinco condiciones se basan en analizar y ver el posible impacto del euro sobre varias cuestiones esenciales para la economía del Reino Unido. Su entrada en la moneda única será posible cuando, en primer lugar, exista la sufiente convergencia con las economias de la zona euro; segundo: deberá haber suficiente flexibilidad para hacer frente a los cambios económicos; tercero: su efecto sobre la inversión deberá ser positivo, así como su impacto sobre la industria de servicios financieros (cuarto) y, por último, si permitirá crear nuevos puestos de trabajo.

Por otro lado, el comisario europeo para Asuntos Económicos y Monetarios, Pedro Solbes, ha asegurado hoy que la adhesión o no del Reino Unido al euro no modificará el hecho de que ésta es "la primera o segunda moneda del mundo". A la pregunta de si es negativo para el euro el rechazo británico, el comisario ha respondido que "no", puesto que "el euro es ya la primera o la segunda moneda en el mundo. Si entra el Reino Unido tanto mejor, pero si no, esa situación no se modifica en términos absolutos".

Las encuestas demuestran que la población británica rechaza el euro pero el Gobierno laborista quiere impulsar una visión más favorable al Continente. Antes de este discurso de Brown, el Ministerio de Economía ha hecho público 1.800 páginas de documentos de los que, de forma inequívoca, se desprendía de la negativa que ha sido confirmada por el ministro.

Aspectos en contra

Entre otros aspectos, el Tesoro británico señala que los actuales tipos de cambio entre el euro y la libra no favorecen la adhesión y sugiere que la moneda británica debe depreciarse todavía más antes de tomar la decisión. Resalta también que no ha habido suficientes reformas en el mercado laboral de la eurozona o el hecho de que el Reino Unido es especialmente sensible a los movimientos de los tipos de interés, debido al alto número de propietarios de viviendas.

Uno de los aspectos que siempre ha preocupado a las autoridades económicas británicas es el hecho de que la adhesión al euro hará que sea el Banco Central Europeo (BCE) el que decida sobre los tipos de interés y no el Banco de Inglaterra. "Hay poca evidencia de una convergencia significativa hasta el momento en la zona euro y esa convergencia puede llevar tiempo", apunta Economía.

Los tipos de interés en la zona euro se encuentran en el 2% , mientras que los fijados por el Banco de Inglaterra están en el 3,75%. "El Gobierno sólo tomará la decisión de recomendar la entrada en la Unión Monetaria Europea si los argumentos son claros y sin ninguna ambigüedad", indican los informes de Economía, que destacan además que la convergencia es mayor con el ciclo económico de EEUU.

Ayer, Polonia aprobó la entrada enla Unión Europea (UE) en un referéndum en el que tanto la participación como los votos positivos superaron las expectativas. La participación en el referéndum alcanzó un 58,8% , la mayor desde los primeros comicios democráticos tras la caída del comunismo en 1989, y con ello se supera la barrera del 50% que la Constitución exige para que el resultado sea vinculante.