UE

La Comisión no prevé hasta septiembre una mejora económica en la zona euro

La zona euro mantuvo su crecimiento estancado en el primer trimestre del año y para el segundo y el tercero tampoco se esperan mejorías. Así lo confirmó ayer la Comisión Europea, que mantuvo invariables sus previsiones de mayo, en las que estimaba que el crecimiento en el segundo y tercer trimestres del año estará entre el 0% y el 0,4%.

'La mayoría de los indicadores utilizados en el modelo para el futuro continúan reflejando crecimiento flojo en términos de demanda doméstica y exterior', dijo la Comisión en un comunicado. La CE utiliza indicadores que describen la actividad económica real, variables financieras y sondeos de opinión en la zona euro y Estados Unidos.

La evolución del PIB en el primer trimestre, en el que según confirmó ayer Eurostat el crecimiento fue del 0,0%, aportó el peor dato desde el último trimestre de 2001, tras los atentados del 11 de septiembre. En el conjunto de la Unión Europea el crecimiento fue del 0,1%.

'Los resultados de España y Francia han evitado una contracción en la zona euro por haber equilibrado el efecto de los datos de Alemania y Francia', dijeron fuentes de Eurostat.

La economía francesa creció un 0,3% en el primer trimestre, mientras que España avanzó un 0,5%. En contraste, Alemania retrocedió un 0,2%, después de estancarse en el último trimestre de 2002. En cuanto a Italia, su economía se contrajo un 0,1%.

Holanda tampoco ha levantado cabeza y tras caer un 0,2% en el primer trimestre del año ha entrado en recesión técnica (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo).

En el conjunto de la zona euro el gasto de consumo de los hogares se desaceleró del 0,4% al 0,3%. Las inversiones descendieron un 1,4% en los 12 países del euro y un 1,5% en el conjunto de la Unión Europea, frente al incremento del 0,1% y del 0,4% del trimestre anterior.

Las exportaciones acusaron una caída del 0,6% en la zona euro y del 0,4% en la UE, mientras que las importaciones aumentaron un 0,6% y un 0,7%, respectivamente.

El valor añadido se mantuvo estable en la zona euro y creció un 0,1% en el conjunto de los Quince, frente a las subidas del 0,1% y del 0,2% del último trimestre del año pasado.