Pacto de Toledo

La Comisión encargada de la reforma de pensiones presentará sus conclusiones en junio

La Comisión no Permanente del Pacto de Toledo, encargada de hacer un seguimiento de las recomendaciones para garantizar el futuro de las pensiones, ha decidido hoy "intensificar" el calendario de trabajo y presentar sus conclusiones antes de que termine el actual periodo de sesiones, en junio.

En declaraciones a EFE, el portavoz del PP en esta Comisión Tomás Burgos ha explicado que su grupo parlamentario temía que las elecciones municipales y autonómicas del pasado 25 de mayo pudieran "afectar negativamente" a los grupos que integran esta mesa. Sin embargo, tras la reunión de esta mañana, ha asegurado Burgos, se ha comprobado que "lejos de enfriarse el ambiente", la Comisión "se ha reactivado" y se ha reunido "con un espíritu positivo y constructivo", algo que merece "una valoración muy positiva", ha señalado.

De hecho, la Comisión ha acordado intensificar las reuniones para que, como mínimo, tengan una periodicidad semanal y lograr así "el máximo nivel de consenso".

Estos trabajos se centrarán sobre un documento base presentado por el Partido Popular y que, entre otros aspectos, aboga por "seguir reforzando el principio de contributividad" (proporcionalidad entre el esfuerzo de cotización y las prestaciones), para que las pensiones de jubilación se ajusten más a las cotizaciones pagadas por el trabajador a lo largo de su vida laboral.

No obstante, Burgos ha asegurado a EFE que para el PP esta medida no es una prioridad, ni un "criterio sustancial", y que no se aprobará sin el consenso de todos los grupos.

Para este grupo parlamentario, en la renovación del Pacto de Toledo hay otras prioridades, como la prolongación de la vida laboral, que, según el borrador, tendrá "indudables efectos beneficiosos". Así, defiende que se sigan adoptando medidas para, por un lado, fomentar la prolongación de la actividad laboral de los que opten por mantenerse en el mercado de trabajo después de los 65 años, y por el otro, evitar la "expulsión prematura" del mercado laboral de "trabajadores con plenas facultades físicas y psíquicas".

Por otro lado, el sindicato UGT ha reclamado hoy un "consenso político y social de progreso sobre las pensiones públicas" que asegure la financiación y garantice unas pensiones dignas, con servicios sociales de calidad para las personas dependientes y protección adecuada para los prejubilados. La central ha considerado un "retroceso" la posibilidad de ampliar a toda la vida laboral el periodo para el cálculo de la pensión y ha sugerido que, si el objetivo es mejorar las prestaciones de los trabajadores que cotizaron menos en sus últimos años, se les permita elegir los quince mejores años de cotización.