Bolsa de Madrid

El Ibex cae un 0,13% con el negocio más bajo del año

El Ibex comenzó la semana a la baja (-0,13%) en una sesión marcada por la apatía y el escaso volumen de negocio (519,15 millones de euros) ante el festivo que celebraban las dos principales plazas financieras, Estados Unidos y la City londinense.

La ausencia de grandes referencias para los inversores desembocó en una sesión que terminó sin pena ni gloria para los principales mercados europeos. Los cierres fueron mixtos, con subidas y bajadas que no llegaron a superar el 1%. El IFO de Alemania en mayo, mejor de lo previsto con una subida hasta los 87,6 puntos, incrementó las compras momentáneamente durante la mañana. Pero la escalada del euro por la tarde, que llegó a tocar 1,187 unidades dólar, provocó una nueva avalancha de ventas, principalmente generadas por los operadores a corto plazo, que son los dueños de las Bolsas desde hace meses.

Ahold incitó algo de pesimismo al reconocer que existen más irregularidades en sus cuentas contables intencionables en su unidad estadounidense Top Markets y otras subsidiarias. Además, pidió más tiempo para presentar sus cuentas auditadas de 2002, aunque confirmó que cuenta con el apoyo de los bancos que han aceptado ampliar los plazos, lo que garantiza su liquidez. El Ibex llegó a subir un 0,93% con respecto al cierre del viernes y entre el máximo y el mínimo de la sesión tuvo una oscilación del 1,16%.

Los valores que se inclinaron a favor del índice fueron Santander, Repsol y Banco Popular, que subieron el 0,45%, 0,38% y 0,51%, respectivamente. En el lado opuesto, ejerciendo presión a la baja Telefónica, BBVA e Iberdrola, con descensos del 0,54%, 0,48% y 0,88%.

Como valor protagonista se colocó Zeltia, con un avance del 2,75%. La biotecnológica suma un 12,14% en mayo aupada por las expectativas de que la empresa comunique avances en el próximo congreso oncológico que se va a celebrar en Chicago. La empresa, además, está a la espera de que las autoridades sanitarias europeas aprueben Yondelis, el anticancerígeno más avanzado hasta la fecha.

Otros valores con avances superiores al 1% fueron Ferrovial (1,46%), Bankinter (1,22%), Fenosa (1,21%), FCC (1,15%) y Acesa (1,11%). NH Hoteles recibió el segundo mayor castigo dentro del Ibex (-1,51%) como corrección al notable avance que tuvo la semana pasada tras recibir una opa de Hesperia.

Los analistas consideran que el Ibex muestra tener una importante resistencia entre los 6.200 y 6.500 puntos y señalan que de momento no existen catalizadores que hagan superar dichas resistencias.

Las referencias macroeconómicas están en primer plano. Pero en los últimos días ha ido acaparando mayor interés la reunión del BCE el próximo 5 de junio. Hay expertos que opinan que los inversores no moverán ficha hasta conocer la resolución de la alta institución monetaria, que para bien de las Bolsas debería ser un recorte de 50 puntos básicos.

José Luis Martínez, de Citigroup, comentaba ayer que

'el hecho de que la caída del dólar haya coincidido con unas Bolsas estables y caída de los tipos de interés de la deuda ha generado una fuerte discusión entre los economistas. Unos consideran que la deuda y Bolsa son activos alternativos, lo que lleva a pensar que alguien se equivoca en su evolución. Otros advierten que la subida del oro, mientras el petróleo se mantiene en niveles de 26 dólares, adelanta futuras tensiones en los mercados'.

Londres marca el paso en el flujo de capitales

La Bolsa española registró ayer una cifra de actividad muy baja debido, como se apunta antes, a la festividad en Estados Unidos y en el Reino Unido. En el primer caso, resultan vitales para la mayor parte de los inversores la evolución de los índices estadounidenses en el periodo de coincidencia operativa y, en el segundo, el proceso de flujos de compraventa de títulos por parte de extranjeros.

Londres es, desde siempre, la plataforma para los inversores foráneos, porque a través de los intermediarios allí localizados se eluden compromisos fiscales con las autoridades españolas. Así, al cierre del mercado continuo se contabilizaron 632,6 millones, de los que 113,4 fueron sumados por operaciones especiales y aplicaciones.

Este fenómeno coincide con las discusiones sobre la fuerte subida del euro y su impacto cierto en la economía europea. Esta disparidad de opiniones es más llamativa dentro del Banco Central Europeo (BCE), en especial al referirse a la posibilidad de futuros recortes de los tipos de interés oficiales y sobre la evolución deseable para el euro. Mientras el vicepresidente del BCE adelanta que existe margen para recortar tipos sobre la base de las expectativas de menor inflación, debilidad económica y la subida de la moneda, Issing descarta cualquier temor a la deflación al mismo tiempo que considera que el euro ha alcanzado niveles normales. En el caso del dólar se ha producido en los últimos días algo así como una política de silencio, lo que se interpreta como que continuará la caída.