Ocio

Parques Reunidos impulsa su negocio con el Oceanogràfic y las promociones

El grupo de ocio Parques Reunidos, propietario entre otros activos del Zoo y del Parque de Atracciones de Madrid, varios acuáticos, teleféricos y parques de la naturaleza, así como gestor del Oceanogràfic de Valencia, prevé cerrar el ejercicio con importantes crecimientos. Según la presentación que la compañía realizó ayer a un grupo de analistas, el número de visitantes aumentará un 41%, hasta situarse por encima de los 6,7 millones, lo que generará un volumen de negocio de unos 84,2 millones de euros (un 21% más).

Esta mayor afluencia, unida a una contención de costes, impulsará el beneficio neto un 210% respecto al ejercicio precedente, lo que significa superar los seis millones de euros y situarse en línea con lo obtenido en 2001, cuando el grupo se aprovechó de unos créditos fiscales.

Gran parte de este crecimiento se debe, según fuentes de la empresa, a la incorporación del Oceanogràfic de Valencia, cuya explotación y gestión está en manos de la sociedad cotizada, así como a las acciones de promoción (en especial el lanzamiento de un bono anual) realizadas en el Parque de Atracciones de Madrid, su principal fuente de ingresos. A ello se une la contención de gastos, sobre todo en esta unidad de negocio.

En el periodo comprendido entre octubre y abril (cierra ejercicio a 30 de septiembre) la compañía ha aumentado un 98% el número de visitantes y casi un 45% los ingresos. No obstante, el periodo más importante para Parques Reunidos es el que va de mayo a septiembre por la climatología. Según fuentes de la empresa, si en lo que resta del año se obtuvieran resultados similares a los de 2002, se cumpliría el presupuesto.

El grupo invertirá en estos 12 meses unos siete millones de euros en la renovación y modernización de sus instalaciones y para 2004 volverá otra vez a la política de adquisiciones. De hecho, ya negocia la compra de un acuático. De no producirse ninguna operación, el grupo se quedaría sin deuda en 2006 (ahora es de unos 50 millones).

Alternativa a los temáticos

Parques Reunidos, que cuenta con un total de 10 empresas y 15 centros lúdicos, ha concentrado la estrategia de los últimos años en la diversificación para diluir el peso específico que el Parque de Atracciones de Madrid tiene en el conjunto del grupo. En este sentido, ha llevado una política de adquisición de compañías y ha entrado en la explotación y gestión de negocios de terceros, como el Oceanográfic o el fallido intento de Isla Mágica. Lo que de momento ha rehuido son los parques temáticos, 'debido a las elevadas inversiones que requieren y a la dificultad de rentabilización de las mismas'. Y eso que su principal competidor es el Parque Warner de Madrid, que el año pasado logró alrededor de 1,7 millones de visitantes.

En España, sólo Aspro Ocio (que en su día también intentó salir a Bolsa) y Parques Reunidos cuentan con una cartera diversificada. Ambos explotan zoológicos y acuáticos.

Pese a todo, los dos grupos con mayor cuota e ingresos son parques temáticos: Port Aventura y Terra Mítica, ambos respaldados por las Administraciones públicas y gestionados por multinacionales, pero de dudosa rentabilidad.