Parques temáticos

Isla Mágica baraja dos fórmulas para lograr este año una quita del 70% del ICO

El presidente de Isla Mágica, Emilio Carrillo, se despidió ayer de su cargo asegurando que el ICO ya ha encontrado una doble fórmula jurídica que le permitirá realizar una quita del 70% sobre la deuda de más de 15 millones que mantiene el parque temático sevillano con esta institución. Carrillo, que deja Isla Mágica por considerar incompatible la presidencia con su actual designación como delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, apuntó en este sentido que el Gobierno central se ha comprometido, a través de distintos cargos del PP, a autorizarle al ICO una operación de este tipo de la misma forma que se rescató un crédito con Ercros.

Esta es la alternativa más favorable y en la que confía Carrillo, pero la empresa no descarta acudir a final de año a la suspensión de pagos si la 'solución política' no llega, a pesar de que el parque tiene ya beneficios operativos. Pese al coste de imagen que supondría esta opción, el parque lograría así aprovechar los nuevos criterios de la Ley Concursal, que prima la viabilidad de las empresas en las suspensiones de pagos. Este criterio le permitiría al instituto de crédito sumarse en junta de acreedores a la quita del 70% de la deuda bancaria de 35 millones de euros que ya han aceptado el resto de entidades financieras. Como principal ventaja de esta opción, según Carrillo, se destaca que se eliminaría también la deuda subordinada de 15 millones de euros, con lo que el parque afrontaría el próximo año completamente saneado y sin deudas.

Operación urbanística

Además, como una garantía más de futuro, Isla Mágica proyecta una ambiciosa operación urbanística que colocarían al parque con unas brillantes cuentas en el horizonte de 2007. En las alegaciones al futuro PGOU, que no estará aprobado hasta 2005, el parque propuso al ayuntamiento que su edificabilidad se elevara de 31.000 a 99.000 metros cuadrados, una ampliación que, de ser autorizada, usará la empresa para agrandar la zona de ocio y construir un hotel y oficinas en venta y alquiler. Así, Emilio Carrillo deberá enjuiciar ahora como delegado de Urbanismo lo que propuso en su día como delegado de Economía y presidente de Isla Mágica, un cargo que deja precisamente para no incurrir en incompatibilidad.

Su renuncia la comunicó ayer al consejo de administración y a la asamblea de Isla Mágica, y se hará efectiva en unos 20 días, cuando el ayuntamiento nombre a un nuevo representante en la firma y las cajas Unicaja, El Monte y San Fernando, dueñas del parque, designen a un nuevo presidente.