Adquisición

British Airways amaga con comprar Virgin Atlantic

La cúpula directiva de British Airways tiene previsto reunirse esta semana para decidir qué acción tomar ante el anuncio de la posible unión de Virgin Atlantic y BMI British Midland anunciada la pasada semana. Entre las opciones que se estudiarán figura la compra de una de las dos aerolíneas británicas.

'No descartamos ninguna posibilidad, pero no nos vamos a quedar al margen mientras se gesta una operación de estas características. Somos conscientes de la necesidad de consolidación de la aviación europea y vamos a estudiar qué es lo que más nos conviene', señaló un portavoz de British Airways.

El movimiento ha tensado todavía más las ya tirantes relaciones con Virgin Atlantic, que rivaliza con el ex monopolio británico en las rutas a EE UU desde el aeropuerto londinense de Heathrow.

En un ambiente propio de un enredo teatral, sir Richard Branson, el propietario de Virgin, dijo que su firma también había estado estudiando comprar British Airways y que incluso había logrado apoyo financiero del banco Credit Suisse First Boston, pero que al final se consideró más conveniente alcanzar una alianza con BMI.

Competencia

El director de la división corporativa de Virgin, Will Whitehorn, dijo que su compañía no estaba en venta y que no había recibido ninguna oferta.

Los analistas señalan que es muy improbable que las autoridades de competencia europeas aprobaran la compra de BMI por parte de British Airways, ya que ambas firmas compiten por las mismas rutas europeas desde Heathrow.

British Airways también tendría difícil convencer a los accionistas para pujar por Virgin Atlantic. Sobre todo si se tiene en cuenta que gran parte de su valoración de 2.112 millones de euros está muy unida a su imagen de marca.

British Airways sigue además cargando con una abultada deuda de 7.180 millones de euros.