Aerolíneas

La guerra y la neumonía hacen entrar en pérdidas a British Airways

La compañía aérea británica British Airways entró en números rojos en el primer trimestre de su ejercicio fiscal (abril-junio), arrastrada por la debilidad económica, la guerra en Irak y la epidemia de neumonía atípica, que se tradujeron en una pérdida antes de impuestos de 45 millones de libras (unos 64 millones de euros), frente a los beneficios brutos de 65 millones de libras (92,4 millones de euros) obtenidos en igual periodo de 2002, informó hoy la aerolínea.

En todo caso, British Airways afirma que el impacto de los aspectos negativos ha sido menor de lo que cabía esperar gracias a la puesta en marcha de un plan de reducción de costes y redimensionamiento de la compañía.

El beneficio operativo del primer trimestre fue de 40 millones de libras (56,9 millones de euros), frente a los 158 millones de libras (224,7 millones de euros) logrados en el primer trimestre fiscal del pasado año.

La deuda neta de la compañía se situó en los 4.923 millones de libras (7.004 millones de euros), lo que supone 226 millones de libras (321,5 millones de euros) menos que al comienzo del año financiero y 1.600 millones menos respecto al máximo alcanzado en diciembre de 2001.

Momento difícil

El presidente de la compañía, Rod Eddington, subrayó que la industria se encuentra sumida en un difícil momento aunque aseguró que continuarán trabajando para ¢modernizar el negocio¢. Asimismo, estableció en entre 30 y 40 millones de libras (42,6 y 56,9 millones de euros) el impacto de la huelga realizada por su personal de tierra a mediados de julio, subrayando que la incertidumbre generada por este movimiento ha tenido un impacto en las reservas, por lo que tendrá una influencia negativa en el volumen de negocio del segundo trimestre del ejercicio (julio-septiembre).

En cuanto a los costes de la compañía, bajaron un 5,4% en el primer trimestre fiscal, hasta los 1.649 millones de libras (2.346 millones de euros), mientras los costes unitarios mejoraron también un 4,5%. Por su parte, los ingresos fueron de 1.832 millones (2.606 millones de euros), un 10,7% menos. Así, el plan de reducción de costes fue efectivo en la mayoría de las áreas, algo que se notó también en el capítulo de costes salariales y de gestión, que mantuvieron un perfil bajo, mientras los costes de combustible crecieron un 7%, hasta los 229 millones de libras (325,8 millones de euros).