_
_
_
_
Mejora

Los planes de pensiones reducen sus pérdidas a la mitad en abril

Lentamente, aprovechando cada repunte bursátil, los planes de pensiones del sistema individual están recuperando posiciones. Eso sí, poco a poco, porque las pérdidas que estos productos de ahorro acumulan desde que estallara la burbuja bursátil son muy acusadas.

Según los datos de Inverco (la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones), las minusvalías medias ponderadas de los planes del sistema individual se situaron al cierre de abril en el 2,91%. La cifra, aun siendo negativa, es infinitamente mejor a la del mes de marzo, del 4,57%, y que coincidió con un momento realmente malo para las Bolsas al hilo de la incertidumbre generada por la guerra de Irak.

Lo más notable, sin duda, es la mejoría experimentada por los planes de pensiones de renta variable pura, aquellos que deben invertir hasta un 75% en activos bursátiles. De un 34% de media que perdía esta categoría a finales del mes de marzo ha pasado a ceder un 26%. La minusvalía es aún muy elevada, pero denota un entorno más positivo.

Son éstas, sin embargo, minusvalías medias ponderadas, y hay que tenerlo en cuenta porque existe un buen número de planes que cosechan todavía caídas en 12 meses superiores al 35%.

Las categorías mixtas también han notado el impulso de la Bolsa. Los planes de renta variable mixta acumulan unas pérdidas medias en el último año del 14,80%, frente al 20,4% de caída a cierre del mes de marzo.

De igual modo, los planes de renta fija mixta II, con activos bursátiles de entre el 15% y el 30% de la cartera, han reducido sus minusvalías del 5,69% al 3,55%.

Como viene sucediendo en los últimos meses, los productos más conservadores y con menor exposición a la Bolsa son los que mejor están aguantando el embate. La categoría de renta fija mixta I (con un máximo del 15% en Bolsa) ha logrado entrar en ganancias, aunque siguen siendo exiguas, del 0,91% de media. Es, en cualquier caso, mejor que nada, o que las pérdidas del 0,51% que mostraban estos planes en marzo.

Agotamiento en los bonos

El buen tono bursátil de abril, que impulsó el Ibex 35 un 10,5%, ha frenado en cierto modo la positiva evolución de los planes de renta fija pura, que se habían beneficiado a lo largo del primer trimestre de la subida hasta máximos del precio de las bonos a más largo plazo.

Pero este rally de la deuda ha mostrado un cierto agotamiento, de manera que los planes de renta fija pura han visto caer su rentabilidad media a 12 meses desde el 5,22% de marzo hasta el 4,84% de abril. Lo más relevante de esta categoría es que la rentabilidad se mantiene todavía por encima de la inflación interanual, con lo que se puede afirmar que existe una ganancia real.

Los partícipes que invirtieron hace ahora tres años, poco después de estallar la burbuja, son de momento los que se llevan la peor parte. En términos medios, los planes de pensiones acumulan en este periodo unas pérdidas medias ponderadas del 3,05% anual, que sin duda son mucho más acusadas en la categoría de más riesgo, la de renta variable. Estos planes pierden de media un 20,3% anualizado, aunque bien es verdad que han mejorado ligeramente con respecto a la caída del 23% de marzo.

De nuevo es la renta fija pura la que mantiene la evolución más benigna, con unas ganancias medias del 3,42%. También la renta fija mixta I se coloca en números negros en términos medios, con un 0,47% anualizado.

Hay, pues, que remontarse unos cuantos años más para encontrar ganancias medias anuales en el sistema individual de planes de pensiones. Concretamente a los últimos cinco años, con un 0,4%; nueve años, con un 6,17%, y 14 años, con un 7,83%.

A la espera de confirmarse la recuperación económica mundial, y en vista de la aversión al riesgo de muchos inversores y ahorradores, las entidades financieras, de momento, mantienen su apuesta por los planes de pensiones garantizados, que se han convertido en la estrella de las últimas campañas de captación. Eso sí, con el atractivo añadido del sinfín de regalos de todo tipo y calidad que acompaña la contratación de estos productos, según las aportaciones del partícipe.

Campañas de captación ante el pago del IRPF

Los meses de mayo y junio, época de presentar la declaración de la renta, suelen ser época de renovadas campañas de captación de partícipes para los planes de pensiones.El objetivo es lograr lo que los bancos llaman la desestacionalización, es decir, conseguir que los ahorradores no aporten a los planes de pensiones de una tacada a final de año para desgravarse en la declaración a presentar en la primavera siguiente, sino que se acostumbren a realizar aportaciones periódicas a lo largo del año.Esta práctica permite, por un lado, evitar una avalancha de traspasos en las oficinas bancarias en diciembre, pero al tiempo -afirman en el sector- beneficia al partícipe porque puede participar de las rentabilidades que se produzcan a lo largo del ejercicio.Muchas entidades han lanzado en estos días promociones para sus planes de pensiones, conscientes de que el contribuyente que haya tenido que pagar a Hacienda este año tiene ahora muy presente que para el que viene debe hacer algo para desgravar.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_