Informe

La vivienda subirá un 10% este año, según BBVA

La accesibilidad a la vivienda continuará ¢deteriorándose¢ durante el 2003, con lo que al cierre del ejercicio la financiación de la compra de un piso absorberá el 50% del salario bruto mensual, según un informe del Servicio de Estudios del BBVA. La entidad atribuye el aumento del esfuerzo financiero para adquirir una vivienda al continuo incremento de los precios de venta que absorberá la mejora del 8% que las familias consiguieron en 2002 en sus capacidades de financiación y pago fruto del descenso de los tipos de interés.

BBVA prevé que el encarecimiento de la vivienda, si bien se moderará en 2003, sobre todo en la segunda mitad del año, registrará una subida media del 10% en el conjunto del ejercicio, frente al 16,6% que, según los datos del Ministerio de Fomento, subió en 2002. Este nuevo aumento elevará hasta el 50% el esfuerzo para acceder a la vivienda, coeficiente que mide la capacidad financiera de las familias para comprar una la vivienda en función de su precio, el nivel de renta y de los tipos de interés, y que se situará así 17 puntos porcentuales por encima del porcentaje del 33% considerado óptimo por las entidades bancarias para garantizar el pago de una hipoteca.

Asimismo, la tasa de esfuerzo prevista por la entidad para finales de año será dos puntos porcentuales superior a la del 48% que, según los analistas del BBVA, se alcanzó en el cuarto trimestre de 2002, y superior al 46,2% registrado de media en el conjunto del pasado año. El Servicio de Estudios del BBVA apunta que el ¢continuo empeoramiento¢ del esfuerzo financiero para adquirir un piso ¢terminará por erosionar la demanda de vivienda, especialmente la de las familias con condiciones laborales más precarias o de menores ingresos económicos¢, con la consiguiente relajación en la ¢tensión¢ que actualmente existe sobre los precios.

BBVA 4,62 1,49%

Ayuntamientos, claves para aumentar la oferta de suelo

El informe de BBVA resalta el peso que en el precio de la vivienda representa el coste de suelo, y advierten de la necesidad de ¢flexibilizar la normativa y aumentar la cantidad de suelo disponible para su urbanización¢. En este sentido, ¢la existencia de un volumen de oferta de suelo suficientemente amplio para impedir la creación de tensiones en el mercado requiere la clara voluntad por parte de las administraciones locales, ya que son quienes tienen las competencias de planeamiento¢. Y es que para la entidad, la escasez y encarecimiento del suelo se debe a ¢las restricciones artificiales de oferta impuestas por la normativa, la escasa flexibilidad del planeamiento existente y los importantes retardos administrativos en el proceso de formación de oferta de suelo¢.