Balance

Talgo entra en 'números rojos' y confirma la renuncia a su aventura industrial en EE UU

El grupo Talgo entró en 'números rojos' en 2002, al cerrar el ejercicio con pérdidas netas de 8,8 millones de euros, frente a los beneficios de 11,2 millones registrados en el ejercicio precedente. Asimismo, la compañía confirmó la noticia adelantada por Cinco Días, de su retirada en Estados Unidos mediante la venta de actividades no estratégicas con el fin de reducir el endeudamiento de 80 millones de euros que soporta.

El objetivo de esta medida, la primera adoptada por el nuevo presidente del fabricante, Carlos de Palacio, y avalada por la unanimidad de su consejo de administración, es ¢lograr las condiciones óptimas para que la empresa pueda hacer frente a los retos futuros que el sector presenta, fundamentalmente en el mercado español¢.

La empresa estima que la reducción del 22% en el pasivo ya lograda en 2002, junto a la enajenación de activos en Estados Unidos, permitirá dicha finalidad de ¢reducir el endeudamiento hasta el nivel considerado óptimo por la compañía¢.

Por otra parte, la sociedad señaló en un comunicado, que logró cubrir en un 40%, con la obtención de 12 millones de euros, la ampliación de capital que por un importe de hasta 30 millones de euros emitió a finales de 2002. No obstante, esta cantidad se destinó equilibrar el descenso de fondos propios registrado en la misma cuantía.

Reestructuración

Por todo ello, Talgo ha puesto en marcha una reestructuración de su negocio en Estados Unidos que pasa por la puesta en venta de Talgo TTA, una de las tres filiales con que cuenta en la zona, dedicada a la fabricación de material ferroviario, reparaciones y venta de repuestos. El objetivo final es concentrar su inversión en Norteamérica a la actividad de mantenimiento de los cinco trenes de la marca que circulan por el país, que actualmente desarrolla Talgo INC, y ¢afianzar¢ así su presencia en Estados Unidos, mercado que considera ¢prioritario para el futuro¢.

Entrada en 'números rojos'

El saneamiento de la deuda ya desarrollado en 2002 constituye también una de las principales causas de la entrada en 'números rojos' de la compañía, situación agudizada además por la menor contribución de extraordinarios, la ¢negativa¢ aportación del negocio de mantenimiento de trenes, el menor número de entregas de pedidos y el impacto negativo del tipo de cambio del euro con el dólar.

La cifra de negocio del grupo cayó también un seis por ciento respecto a 2001, hasta los 177 millones de euros, por efecto del nuevo criterio contable adoptado por la compañía a sugerencia de su auditor, PricewaterhouseCoopers, tendente a sólo reconocer ingresos una vez finalizados y entregados los pedidos. Con todo, el nuevo presidente de Talgo prevé una ¢positiva evolución¢ para 2003 ¢gracias al saneamiento ya logrado y a la ¢buena marcha de la actividad industrial de la compañía¢.