SRAS

El FMI asegura que la neumonía no afectará significativamente a la economía mundial

La epidemia de síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) tendrá un impacto limitado en la economía mundial dada la robustez de las economías asiáticas, la región más afectada, según ha afirmado hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El portavoz del FMI, Thomas Dawson ha declarado que ¢si la enfermedad es rápidamente controlada el impacto en Asia será limitado, dada la robustez de las economías de la región, y el impacto sobre la economía mundial estará bajo control¢, Asimismo, ha precisado que es difícil valorar el impacto del SRAS en la economía por la incertidumbre sobre la extensión y duración de esta epidemia, pero que se observa una tendencia a la estabilización ya que hay indicaciones que destacan una disminución del número de casos. Aún así, Dawson ha asegurado que el problema no se va a resolver de forma inmediata y que será cuestión de meses llegar a contenerla.

El FMI vigila de cerca la evolución de la enfermedad que ya ha causado perturbaciones en algunas de las economías más importantes de la región.

`Economía amenazada´

Mientras tanto, el Consejo de Estado chino ha anunciado que las pérdidas económicas causadas por la irrupción del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAG) amenazan ¢de un modo alarmante la economía del país, por lo que se tendrá que tomar medidas drásticas¢. El primer ministro chino, Wen Jiabao, ha hecho un llamamiento urgente a todos los líderes políticos a ¢contener contundentemente las pérdidas económicas sin ahorrar en esfuerzos por controlar la epidemia¢.

El SRAG ya ha provocado que en la capital china el turismo haya desaparecido casi al 100%, se haya paralizado la vida comercial y las transacciones internacionales, se hayan cerrado hoteles, agencias de viajes, locales de ocio, bibliotecas, gimnasios y demás centros donde se pudiera dar una concentración de personas.

A pesar de esto, el Gobierno chino ha declarado que la economía del país creció durante el primer trimestre de 2003 un 9,%, lo que los observadores internacionales califican como una forma de ¢maquillar¢ la realidad por parte de las autoridades para dar confianza a los inversores extranjeros.