Rosa Aguilar

'La izquierda sabe gestionar, hemos alcanzado superávit'

Rosa Aguilar afronta las elecciones como una reválida: 'Espero que el pueblo de Córdoba respalde el trabajo hecho'. La alcaldesa y candidata de Izquierda Unida (IU) defiende la capacidad de la coalición para gobernar sin tópicos, pero también sin tener que abandonar el compromiso social.

Pregunta. Hasta llegar a su despacho hay decenas de personas, por la escalera, en la puerta, a la entrada. Parece que ésta es, en sentido literal, la casa del pueblo.

Respuesta. El ayuntamiento, como tal, es, de verdad, la casa de la ciudadanía. El contacto es directo y personalizado. Una característica esencial de este ayuntamiento es la participación ciudadana en los plenos, en la Comisión de Gobierno, en los consejos de administración de las empresas y desde hace dos años está puesto en marcha el proceso de presupuestos participativos.

P. ¿Qué se gestiona y con qué partidas con presupuestos participativos?

R. Podemos estar hablando de unos 1.600 millones de pesetas (9,6 millones de euros). Los vecinos deciden recursos sobre infraestructuras, cooperación y solidaridad y educación. El objetivo es incorporar progresivamente nuevas áreas.

P. ¿Está comprometida con las políticas de déficit cero y el recorte de impuestos?

R. En estos cuatro años de gobierno los incrementos de las tasas municipales han estado por debajo del IPC, hemos refinanciado la deuda que nos encontramos, contenido el gasto corriente y, además de eso, hemos hecho una buena labor de recaudación que ha permitido invertir más que nunca en los barrios. Y aunque yo no tengo ningún interés especial, hemos cerrado el presupuesto con un ligero superávit. La izquierda sabe gestionar.

P. ¿Cree que hay que evitar el endeudamiento?

R. La deuda en términos municipales no es mala si es para abordar grandes proyectos, generar empleo o desarrollar viviendas. A mí no me importa hacer un endeudamiento controlado para que revierta en la ciudad.

P. ¿Gestión pública o privada de los servicios?

R. Un elemento distintivo de este ayuntamiento es la gestión pública. El Ayuntamiento de Córdoba probablemente sea el que más sector público tiene en España. Se han creado empresas públicas para gestionar servicios esenciales y hemos conseguido una alta rentabilidad en términos sociales, de empleo y costes.

P. Sin embargo, las empresas públicas han sido utilizadas con frecuencia para derivar deuda.

R. Aquí las empresas municipales son sólidas, fuertes y están saneadas económicamente. Hemos demostrado que se puede prestar un servicio público de calidad, crear empleo y obtener rentabilidad social a un coste competitivo.

P. ¿Qué proporción del presupuesto que maneja se destina a gasto social?

R. Para nosotros el gasto social no son sólo servicios sociales, está también en la educación o en las infraestructuras. En conjunto, la política social representa más del 15% del presupuesto ordinario global.

P. A falta de otros recursos, es frecuente que las Administraciones vendan suelo municipal. ¿Cómo es en este sentido su política?

R. El suelo público se ha sacado para vivienda protegida. El Plan de Ordenación Urbana (PGOU) garantiza que, al menos, el 25% de cada plan se destine a vivienda protegida. Hemos construido viviendas sociales y, además, hemos suscrito convenios con colectivos como mujeres o jóvenes para proporcionar pisos en alquiler respaldando nosotros parte del contrato durante tres años. Y cuando hemos sacado suelo a subasta, las plusvalías se han invertido en la zona sur para equipararla al resto de la ciudad. Córdoba está ahora en un gran momento. El PGOU ha reservado ocho millones de metros de suelo industrial, hay un plan turístico y están en marcha los parques joyeros y tecnológicos, impulsados con los empresarios y la Universidad.

P. ¿Cajasur también colabora en el desarrollo de la ciudad?

R. Tenemos institucionalmente, como ayuntamiento, una excelente relación. Cajasur se implica en algunos aspectos en el desarrollo de la ciudad, pero afortunadamente hemos logrado que otras entidades también lo hagan.

P. O sea, han optado por generar competencia.

R. La competencia siempre es buena, la competitividad con los codazos no tanto.

P. ¿Cuál debe ser el camino de IU?

R. IU está en un buen momento y lo que tiene que hacer es mirar a la sociedad, hacer propuestas realistas y eficaces. IU tiene que ser tremendamente permeable. Ahora hay una situación nueva, con muchos jóvenes ilusionados y esa energía tiene que desarrollarse en positivo, sin tener que encorsetar ni aprisionar a nadie.

Los argumentos de los números

Izquierda Unida apostó en 1999 por una de sus caras más conocidas, Rosa Aguilar, para recuperar la Alcaldía de Córdoba, uno de sus feudos tradicionales. Necesitó llegar a un acuerdo de gobierno con el PSOE para trasladar al popular Rafael Merino a la oposición. Al término de la legislatura, Aguilar reconoce las dificultades de estar atado a un pacto, pero puntualiza que 'si se mantiene la estabilidad, el trabajo continuado y la lealtad', resulta positivo.

La alcaldesa de Córdoba y candidata de IU se muestra más interesada en dejar claro en qué se diferencia su gestión de la realizada por el PP entre 1996 y 1999, que en diferenciarse de sus socios de gobierno. Y acude a los números para explicar cuál es su modelo: en 1999 el endeudamiento consolidado era de 220 millones de euros, cantidad que superaba en cuatro puntos el límite previsto en la Ley Reguladora de Haciendas Locales. Ahora la deuda municipal es de 207 millones, diez puntos por debajo del límite legal establecido.

Además, la salud de la tesorería municipal ha mejorado. Al llegar Rosa Aguilar a la alcaldía, el déficit ascendía a 13,8 millones de euros, frente al superávit de 0,3 millones registrado el año pasado.

En este periodo también se ha aflojado la presión fiscal. Según los datos municipales, entre 1996 y 1999 las tasas locales crecieron un 12,2%, pese a que la inflación acumulada fue del 11,3%, sin embargo, entre 2000 y 2003 los impuestos municipales han crecido un 12,7%, o sea 1,3 puntos por debajo del IPC acumulado.

Córdoba es actualmente la capital andaluza donde el esfuerzo fiscal relativo al IBI y plusvalías es menor, de acuerdo con los datos oficiales.

Aguilar destaca que la política fiscal no ha impedido incrementar desde 2000 el presupuesto social en 8,5 millones de euros, hasta alcanzar los 20 millones, mientras que la empresa municipal de promoción de vivienda protegida ha recobrado auge en estos años y actualmente tiene en diferentes grados de ejecución 911 viviendas en régimen de venta, así como otros 339 pisos para alquilar a familias con bajos ingresos.