Anuncio de venta

Vivendi reconoce que negocia la venta de Universal

El presidente de Vivendi Universal, Jean-René Fourtou, se encargó ayer de poner en marcha el cierre de la aventura americana de la multinacional francesa. En su discurso ante la junta general de accionistas del grupo anunció que una de las principales operaciones que llevará a cabo este año será la venta de su filial estadounidense Vivendi Universal Entertainment.

Fourtou calificó de 'ilusorio' creer que Vivendi podía gestionar un grupo que comprende la productora cinematográfica Universal Studios, parques temáticos y activos de televisión por cable, 'desde París'. El primer ejecutivo de la compañía francesa reconoció que ha entrado en contacto ya con numerosas ofertas interesadas en comprar todo o parte de Vivendi Universal.

Telefonía y televisión

Señaló que Vivendi se concentrará a partir de ahora en sus negocios de telefonía y en el desarrollo de la televisión de pago en Francia. Y precisó que por el momento no hay tomada decisión alguna sobre una eventual desinversión en Universal Music, la mayor discográfica del mundo, por la cual se ha interesado ya la compañía informática Apple.

La puesta en venta de Universal es un absoluto vuelco estratégico en la multinacional francesa, que adquirió la compañía estadounidense en 2000 a la familia Bronfman. Esta operación llevada a cabo por el anterior presidente de Vivendi, Jean-Marie Messier, convirtió al grupo francés en la segunda compañía de medios de comunicación del mundo, pero disparó su endeudamiento hasta tasas insoportables, que estuvieron a punto de hacer quebrar la empresa.

Su puesta en venta se enmarca ahora en el objetivo del grupo de reducir su enorme deuda por debajo de los 11.000 millones de euros a finales de año.

Fourtou reconoció ayer que 2003 será un año de transición para Vivendi Universal, después de 'un doloroso y difícil 2002', en el que la compañía alcanzó pérdidas récord debido, en gran medida, a los importantes saneamientos que tuvo que realizar.