Sanción

Diez bancos de Wall Street deberán pagar 1.334 millones por escándalos de conflictos de intereses

La Justicia de Nueva York y la Comisión estadounidense de operaciones bursátiles (SEC) han cerrado hoy el acuerdo definitivo con una decena de bancos y casas de corretaje de Wall Street para poner fin a un escándalo de conflictos de intereses, por el que tendrán que pagar 1.388 millones de dólares (1.334 euros).

Tres de estas entidades, Salomon Smith Barney (filial de Citigroup), Merrill Lynch y Credit Suisse First Boston (CSFB), han sido acusadas de fraude por sus operaciones de investigación, según ha anunciado el presidente de la SEC, William Donaldson. Asimismo, dos analistas 'estrella' de Wall Street, Jack Grubman (Salomon Smith Barney) y Henry Bodget (Merrill Lynch) han sido desterrados de por vida de la industria del corretaje. Además, Grubman deberá desembolsar una multa de 15 millones y Bodget una de cuatro.

Los bancos más afectados son Citigroup, que tendrá que pagar la multa más elevada (400 millones) a través de su filial Salomon Smith Barney, Credit Suisse Boston (200 millones), Merril Lynch (200 millones), Morgan Stanley (125 millones) y Goldman Sachs (125 millones). El resto de entidades (Bear Stearns, JP MOrgan Chase, Lehman Brothers y UBS Warburg) deberán abonar 80 millones cada una, mientras que Piper Jaffray, que no aparecía en la primera lista aparecida en diciembre, pagará 32,5 millones.

Por su parte, Deutsche Bank, que sí estaba en esa primera relación, no se verá obligado a desembolsar por ahora ninguna cantidad, aunque prosiguen las negociaciones. Los reguladores, que ya llegaron a un acuerdo con los bancos de Wall Street el pasado 20 de diciembre, les acusaban de haber publicado informes de análisis financiero fraudulentos para conseguir importantes contratos de inversión.