Perspectivas

La OCDE subraya que los desequilibrios económicos lastran la recuperación

La OCDE prevé un crecimiento mundial del 1,9%, revisado desde el 2,2% previsto en noviembre. Para muchos analistas, toda previsión de crecimiento mundial por debajo del 2,5% implica una recesión.

La rebaja es especialmente significativa para la zona euro (del 1,8% al 1% este año) y aplaza el rebote de las economías hasta 2004, con un crecimiento del 2,4% para los Doce, del 4% para EE UU y del 1,1% para Japón.

El informe semestral de la organización apunta a 'una progresiva pero nada espectacular recuperación mundial como el escenario más probable', al igual que otras instituciones como el Fondo Monetario Internacional o la Comisión Europea. Pero dado que las amenazas son muchas 'a nivel geopolítico y psicológico', ese escenario resulta incluso optimista.

De hecho, la OCDE insiste en que 'todas esas turbulencias no deberían esconder la dimensión propiamente económica de los problemas actuales y su importancia para la recuperación mundial'. Y es que los desequilibrios de las economías, como el déficit público, el exceso de inversión, la alta valoración de las acciones o la fragilidad de los balances de las empresas, exigen una decidida acción por parte de los Gobierno en forma de reformas estructurales.

Para Jean-Philippe Cotis, economista jefe de la organización, el rápido final de la guerra de Irak debería permitir 'una mejora de la actividad a finales de 2003', aunque el informe advierte que 'el retorno progresivo de mayor seguridad en el mundo no pueden reemplazar una auténtica dinámica de crecimiento económico'.

Déficit europeos

La zona euro ocupa un lugar especialmente destacado por sus desequilibrios. La institución expresó una gran alarma ante las derivas presupuestarias de 'una gran parte' de países de la Unión, que alcanzan niveles 'muy importantes'. El déficit público del 2,3% en el conjunto de la UE en 2003 se elevará al 3,7% en Alemania, 3,6% en Francia y 3,2% en Portugal, tres países que actualmente tienen abierto el proceso de infracción de la Comisión por no respetar el límite del 3% de déficit público exigido por el Pacto de Estabilidad.

El nulo margen presupuestario que esos déficit dejan para estimular la economía hace más urgente, a juicio de la OCDE, una rebaja de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE). El informe cifra la rebaja en medio punto, hasta el 2%.

Esa reducción podría 'beneficiar a varios países, sobre todo a Alemania', según Cotis, y sólo este país hará posible 'una recuperación gradual en 2003 y cercana a sus tasas potenciales en 2004'.

Como contrapunto EE UU, donde la Reserva Federal 'bien podría empezar a subir los tipos de interés, actualmente en el 1,25%, a finales de año.

Así las cosas, la mejora del mercado de trabajo tendrá todavía que esperar. El índice de paro ha sido revisado al alza, y alcanzará el 8% en la UE en 2003, y sólo una décima menos en 2004. Francia, donde el registro de parados ha alcanzado cotas históricas, será el país de la UE con más desempleados, con un 9% de tasa de paro el año próximo, seguido de Italia y de Alemania, con un 8,9% y un 8,3%, respectivamente. Para Estados Unidos, la evolución del empleo no será mejor: subirá del 5,8% al 6% este año. Y Japón, del 5,4% al 5,7%.

Impacto de la neumonía

Por otra parte, el comercio mundial tendrá un aumento muy 'débil' durante el segundo semestre del año, derivado en buena medida de los efectos de la neumonía atípica, que tendrá un 'impacto muy severo' en Hong Kong y en el sur de Asia.

Tanto, que el Banco Mundial anunció ayer una rebaja de las previsiones de crecimiento para Asia del 5,8% al 5%. La propia OCDE reconoce que 'el impacto económico de esta epidemia depende, casi en su totalidad, de con cuánta prontitud y efectividad se controle el virus'. Algo que, de momento, está lejos de ser una realidad. La enfermedad se ha extendido ya a 28 países, con 4.439 afectados y 263 fallecidos, según datos de la Organización Mundial de la Salud.