Integración

Bruselas propone un sistema único para pagar los peajes en carreteras de la UE

La Comisión Europea propone hoy establecer a partir de 2005 un servicio único para el cobro a distancia de los peajes por carretera (telepeaje) en toda la UE, mediante la interconexión de los servicios nacionales actualmente existentes. Es una iniciativa de la responsable de Energía y Transportes, Loyola de Palacio, en su presentación del informe con las medidas comunitarias sobre transporte.

El servicio único permitiría a los conductores abonar los distintos servicios de telepeaje de los Estados miembros, mediante el uso de un sólo aparato. En un primer fase, éste mecanismo estaría basado en la tecnología de micro ondas. A largo plazo, aprovecharía el sistema de navegación por satélite Galileo que la UE quiere poner en marcha a partir de 2008.

Según la propuesta, el sistema de telepeaje europeo será una realidad para los camiones y atobuses a partir de 2005, y para los turismos a partir de 2010. En la propuesta de Directiva, la Comisión aclara que el sistema único no supone unificar los sistemas de tarificación. Cada socio de la UE continuará aplicando la política de precios sobre infraestructuras que considere oportuna.

No obstante, fuentes comunitarias subrayan que al asegurar la interoperabilidad de los sistemas de peaje en el mercado interior, será más fácil poner en marcha de una política de tarificación de infraestructuras a escala europea. La Comisión lanzará una primera propuesta legal en este sentido el próximo junio.

Redes transeuropeas privadas

Junto a la propuesta sobre telepeaje, el Ejecutivo comunitario lanzará también líneas directrices para mejorar la financiación de las llamadas redes transeuropeas, infraestructuras de transporte que conectan dos o más Estados miembros, y cuya gestión y financiación resulta, a su juicio, claramente insuficiente.

Las propuestas incluyen el establecimiento de instrumentos de gestión únicos de los recursos, mejorar la coordinación de las inversiones públicas, introducir el estatuto legal de Sociedad Europea para los gestores de las infraestructuras y, sobre todo, promocionar activamente la implicación del capital privado en estas redes.

Entre otras medidas relativas a este último punto, Bruselas plantea potenciar la gestión privada de las infraestructuras, permitir la implicación de operadores privados en la fase de concepción de las mimas e introducir indicadores de calidad para la rentabilidad del proyecto.