Coyuntura

La inflación en la eurozona se mantiene estable y deja el diferencial con España en el 1,3%

La inflación anual en la zona euro se mantuvo estable, en el 2,4%, durante el pasado mes de marzo en comparación con el mes anterior, según ha informado hoy la Oficina Estadística Comunitaria (Eurostat). Este índice también se mantuvo sin cambios en el conjunto de la Unión Europea (UE) en el mes de marzo, al situarse en el 2,3%, el mismo porcentaje que en febrero. Sin embargo, este IPC continúa siendo superior al límite de estabilidad del 2% fijado por el Banco Central Europeo (BCE).

Por su parte, el diferencial de inflación de España respecto a la zona euro bajó una décima. El IPC español interanual se situó el mes pasado en el 3,7%, frente al 2,4% registrado en la unión monetaria. De todas formas, esta cifra continúa superando en 3 décimas el límite máximo de un punto deseable por el Ejecutivo español para mantener la competitividad exterior de la economía española, debido a que el nivel de precios se sitúa todavía 1,7 puntos por encima del objetivo del 2%.

En marzo de 2002, los dos índices interanuales de inflación fueron del 2,5% para la eurozona y del 2,3% para el conjunto de la UE, según Eurostat. Los índices anuales más elevados de inflación se registraron en marzo en Irlanda (4,9%), Grecia (3,9%) y Portugal (3,8%). Por el contrario, los porcentajes más bajos de inflación fueron los de Alemania (1,2%), Reino Unido (1,6%) y Bélgica (1,7%).

En relación con el mes de febrero pasado, la inflación anual aumentó en cuatro Estados miembros, bajó en ocho y se mantuvo sin cambios en tres. Con respecto a marzo de 2002, las bajadas relativas más elevadas se produjeron en Alemania (del 2,0%, al 1,2%), Bélgica (del 2,5% al 1,7%) y Holanda (del 4,3% al 3,1%). En ese mismo periodo, los aumentos relativos más importantes se observaron en Luxemburgo (del 1,7% al 3,7%), en Francia (del 2,2% al 2,6%) y en España (del 3,2% al 3,7%).