Índices

Las Bolsas, pendientes de los resultados más que de los últimos partes de guerra

Jornada de tránsito en las principales Bolsas del mundo, con la mirada de muchos operadores e inversores puesta en las minivacaciones que vienen. Los índices, sin embargo, no descansan y están obligados a reaccionar al instante ante cualquier estímulo.

La publicación masiva de resultados empresariales durante las próximas semanas marcará la pauta, según los expertos. Esta semana se conocerán los de IBM, General Motors, Microsoft, Intel, Ford, Coca-Cola, Apple y Sun, como compañías emblemáticas. En Europa, los resultados que más influirán en los mercados serán esta semana los de Deutsche Telekom, Philips, Novartis, Nokia y PPR, según los expertos.

Otro asunto destacado es la escasez de noticias que se producirá los próximos días desde el lado macroeconómico. Los datos de confianza que se publicarán en Estados Unidos a final de mes serán especialmente valorados. La traslación de este caso a Europa será el dato IFO alemán, que se conocerá también a final de mes.

'En las últimas semanas se ha producido una nueva revisión a la baja de las expectativas empresariales de un buen número de compañías del S&P 500. A principio de años se apostaba por un crecimiento medio del beneficio de dos dígitos. Ahora se apuesta por un dígito', dice Miguel Soldevilla, gestor de patrimonios.

'Hay una ceremonia de la confusión en Wall Street cuando toca hablar de los resultados de las empresas. La jerga que utilizan los analistas es si los resultados han sido mejores o peores de lo esperado y muy pocos dicen lo que tienen que decir, que no es otra cosa si son buenos o malos y, lo que es más importante, si los resultados justifican las valoraciones que manifiestan las cotizaciones', dice Juan Prieto, analista.

Y de la guerra, ¿qué? Los informes de situación y estrategia de las principales firmas del mercado hacen referencias muy escasas sobre el conflicto a medida que pasa el tiempo. Hay analistas, no obstante, que siguen muy de cerca lo que sucede. 'A pesar de que todas las noticias apuntan a que el conflicto está en su fase final, en nuestra opinión, los objetivos finales de la intervención no se han alcanzado todavía, como es la detención de Sadam', dicen los expertos de Safei.

Evolución más débil

El Ibex inicio la semana con un ascenso del 0,72%, aunque con una de las cifras de negocio más bajas del año, 1.025 millones de euros excluyendo operaciones especiales y mercados en bloque. El comportamiento del índice estuvo por debajo del resto de los europeos, que subieron por encima del 1%.

El inició de la sesión ya aventuraba un día flojo para la Bolsa, que pese a todo ha conseguido consolidar el nivel de los 6.400 puntos.

Telefónica y Endesa fueron las compañías que evitaron que el Ibex cerrara a la baja. Subieron un 1,14% y 2,41%. Importante fue la evolución que siguió Iberia, que pasó de perder un 2,54% en el día a repetir precio a 1,57 euros. El desplome se produjo cuando algunos analistas aseguraron que lo peor para las aerolíneas está aún por llegar, ya que la caída de la demanda obligará a recortar los precios.

Arcelor acaparó el mayor número de compras (3,87%) después de las fuertes pérdidas de sesiones anteriores.

Mientras, Metrovacesa se situaba a la cola, con una caída del 6,90% después de que Sacresa haya alcanzado un acuerdo Cartera Deva para adquirir el 5% del capital que tenía en la inmobiliaria a 26 euros la acción, un euro menos que la oferta que presentó el grupo de italianos y cuyo plazo de aceptación concluye hoy.