Centros de rehabilitación

Healthsouth bordea la bancarrota por la falta de liquidez

Healthsouth, el mayor operador de centros de rehabilitación de EE UU, se encuentra cada vez más cerca de la bancarrota. Tras ser acusada la semana pasada por el máximo regulador financiero, la SEC, de haber inflado sus cuentas en 1.400 millones de dólares desde 1999, la compañía se encuentra ahora frente a la acusación de un grupo de bancos, liderado por JP Morgan Chase, de haber incumplido sus obligaciones financieras de una línea de crédito que asciende a 1.250 millones de dólares.

Los bancos congelaron el crédito la semana pasada y la compañía no ha conseguido convencerles de que lo reabran. Como consecuencia, Healthsouth asegura que no puede pagar los 17,2 millones de dólares en intereses que debe a sus acreedores ni los 350 millones en bonos que tiene que liquidar a principios de abril.

'Esta situación le da el derecho a los titulares de bonos de llevarla a la bancarrota', asegura el analista de Standard & Poors David Peknay. 'Por su parte las compañías pueden no querer asumir más riesgos de los que ya tienen y puede que se beneficien si la compañía llega a quebrar', añadió.

Healthsouth, que tiene su base en Alabama, pretende continuar las negociaciones con las instituciones bancarias durante un periodo de tiempo que no ha querido definir. 'Esperamos que esta decisión nos dé un poco de tiempo para continuar con las discusiones, sin embargo, no podemos asegurar que realmente lleguemos a un acuerdo', dijo ayer Joel Gordon, el portavoz de Healthsouth. El ex director financiero, Weston Smith, se declaró la semana pasada culpable de fraude de valores y de conspiración.

Healthsouth es la mayor empresa de EE UU en servicios sanitarios de diagnóstico, cirugías y rehabilitación y tiene 1.700 centros de atención en los 50 Estados del país. La compañía tiene también pendientes demandas en el estado de Delaware y al menos otras 17 acciones civiles en Alabama de parte de los accionistas.