Cuentas

ONO obtuvo beneficios por primera vez gracias a los extraordinarios

La operadora de cable ONO cerró el año 2002 con un beneficio neto de 32 millones de euros, debido al resultado extraordinario de 174 millones derivado de la plusvalía por la recompra de bonos, anunció hoy su presidente Eugenio Galdón en la presentación de resultados.

Sin estos extraordinarios, ONO hubiera cerrado el año con 194 millones de pérdidas frente a los 216,9 millones del 2001. En el 2002 obtuvo por primera vez un resultado operativo bruto positivo (Ebitda) de 15,9 millones frente al Ebitda negativo por 57,3 millones del año anterior. El presidente de ONO, Eugenio Galdón y su consejero delegado Richard Alden, destacaron la buena posición de la operadora tras la operación de recompra de 533 millones de euros, un 30% por debajo de su valor nominal, que generó unas plusvalías de 343 millones de euros y paralelamente se produjo una refinanciación de la deuda.

El resultado extraordinario de 174 millones es producto de las citadas plusvalías, de la amortización acelerada de gastos por establecimiento de 139,8 millones de euros, la provisión de 36 millones de euros para decodificadores y 6,6 millones de otros ingresos extraordinarios. Tras estas operaciones ONO concluyó el año con 737 millones de deuda frente a los 1.220 millones del año anterior.

Los accionistas aportaron 300 millones a principios de año para financiación y otros cien millones para la recompra de la deuda, a finales de año. En el 2002 ONO tuvo unos ingresos de 253,4 millones de euros, un 76% más que el año anterior, debido al incremento de clientes residenciales hasta los 489.926 y empresariales hasta los 8.648 y a la subida del ingreso medio por cliente.