Nueva York

Wall Street cierra al alza tras rebajar EEUU el grado de alerta ante la guerra contra Irak

Las bolsas de Nueva York cerraron hoy con una clara tendencia al alza, impulsadas por algunas noticias en el plano geopolítico que fueron interpretadas de manera positiva por los analistas de Wall Street. Las informaciones de que Irak responderá a los inspectores de la ONU respecto a sus misiles Al Samud en 48 horas (aunque aún se desconoce si aceptará destruirlos o no) y la reducción del nivel de alerta terrorista en los EEUU, alentaron a los inversores.

El índice Dow Jones de Industriales ganó un 1%, hasta los 7.884,99, tras la caída de 102,52 enteros de ayer miércoles. Por su parte, el índice general del mercado tecnológico Nasdaq, en el que cambia de manos la mayor pare de las acciones de firmas tecnológicas, avanzó 20,28 puntos, un 1,56%, hasta los 1.323,96, luego de perder 25,31 enteros ayer miércoles

En la mañana de hoy se ha informado de que los pedidos de bienes duraderos a las fábricas de EEUU subieron un 3,3% en enero, tras bajar un 0,2% en diciembre, lo que superó las previsiones de los analistas de una subida del 1%.

Este indicador permite prever la salud del consumo interno de los EEUU. La fortísima baja de la confianza de los consumidores en febrero asustó a los inversores, pues ha sido el gasto el motor más sólido de la actividad en los últimos meses. Junto con esto, las bolsas se beneficiaban de una serie de noticias en el plano geopolítico.

Hoy se informó desde Bagdad de que Irak respondería en 48 horas a la demanda de los inspectores de armas de la ONU de destruir los misiles Al Samud por tener un alcance mayor al permitido. Aunque no está claro qué respuesta darán los iraquíes, los inversores y analistas parecen confiar en que aceptarán destruir los misiles y cumplir la demanda de los inspectores.

Esto ayudaba un poco a las bolsas, que se beneficiaban también de la noticia de que las autoridades estadounidenses rebajarán hoy el nivel de alerta terrorista tras decidir que no hay peligro inminente a un atentado. El paso de alerta naranja (riesgo alto) a amarilla (riesgo considerable) se dará hoy, lo que apunta a que el Gobierno cree que las últimas amenazas se han reducido.

Washington aumentó el nivel de alerta el 7 de febrero por tener información de que podía perpetrase un atentado contra intereses estadounidenses coincidiendo con el período de peregrinación musulmana anual a La Meca. Tras el aumento del nivel de alerta los mercados se derrumbaron, pues los analistas explican que cualquier cosa que aumente el miedo de los estadounidenses afecta su consumo y por lo tanto las ventas de las empresas y sus ingresos