Bolsas en el Mundo

Hewlett-Packard desata las ventas en Wall Street

El temor a una merma significativa de los beneficios empresariales resurgió ayer en los mercados de EE UU. Hewlett-Packard fue la responsable de desatar las alarmas después de presentar la víspera unas ventas que decepcionaran. La fuerte subida del precio del crudo y la amenaza de guerra en Irak como telón de fondo fueron otros factores detrás del miedo a una ralentización económica. Así la tregua de la víspera resultó efímera y tanto Nasdaq (-1,91%) como Dow Jones (-1,3%) volvieron a las pérdidas, afectados por la caída del sector informático.

Las noticias sobre el conflicto en Oriente Próximo sólo aumentaron la incertidumbre. El jefe de inspectores de la ONU reconoció que Irak no colabora mientras el presidente de EE UU exige el desarme de Irak.

Los resultados de Hewlett-Packard no agradaron al mercado. La fabricante de ordenadores personales presentó unos beneficios que superaron las expectativas, pero las ventas de 17.900 millones de dólares estuvieron muy por debajo de las estimaciones. El mercado castigó a la compañía con una caída del 15% y el retroceso arrastró al resto del sector informático.

Dell cayó el 2,34%, presionada además después de que el consejero delegado de la compañía reconociera que no espera una mejora del negocia incluso si se resuelve la crisis de Irak. La subida del precio del petróleo fue otro motivo detrás de los retrocesos del día. El Gobierno de EE UU reconoció que los inventarios de crudo y de gasolina cayeron la semana pasada. El barril west texas se disparó a más de 37 dólares.

Los problemas aumentan para las aseguradoras. Swiss Re agravó el nerviosismo sobre el sector al comunicar ayer que reducirá el dividendo. La británica Aviva echó más leña al fuego al predecir una caída de beneficios si las acciones continúan a la baja. Estas noticias, conocidas un día después de que Prudential reconociera que congelará el dividendo, volvieron a convertir al sector en el principal lastre del día.

Las noticias económicas y empresariales siguieron dibujando un panorama negativo. El PIB alemán creció un 0,2% en 2002 después de que el crecimiento se mantuviera invariable el cuarto trimestre.

El miedo a la contabilidad creativa también se hizo sentir en la sesión. Suez perdió el 11,18% por lo que ella calificó como 'falsos rumores' sobre sus prácticas y pidió una investigación al regulador francés.

Las principales plazas sufrieron retrocesos moderados que provocaron que tanto el Dax (-1,42%) como el Euro Stoxx 50 (-1,07%) perforaran los mínimos de hace seis años. El Cac (-0,92%) también cerró en el nivel más bajo del año.

Entre las aseguradoras destacó el retroceso de Swiss Re (-11,97%). Aviva, otra empresa que recortó dividendo de 2002, perdió un 1,43%. Royal Sun & Alliance, afectada, perdió el 11,6%.

Las farmacéuticas destacaron. El sector ganó un 0,7%, pero entre las excepciones destacó Bayer. Cayó un 5,36% tras reconocer que prevé efectuar provisiones para afrontar las indemnizaciones por los efectos nocivos que causó su fármaco contra el colesterol.

La cadena de supermercados Ahold, que a comienzos de semana reconoció que infló sus cuentas, cayó otro -14,37% tras conocerse que la Comisión de Valores de EE UU investiga la compañía. Cae el 71,16% en tres sesiones.

La tasa de paro en Brasil aumentó más de lo esperado en enero al alcanzar el 11,2%. El superávit, por otra parte, subió hasta a unos 1.900 millones de euros. El Bovespa perdía el 1,94% mientras el Merval caía un 0,45%.

Sesión de pérdidas leves en los mercados asiáticos. El Nikkei perdió un imperceptible 0,04%. Las empresas exportadoras fueron de las más beneficiadas del día entre especulaciones sobre una posible intervención del Gobierno japonés para frenar la escalada del yen. En Corea el Kospi cayó el 0,34%.