Madrid

La Bolsa vive una jornada errática con una variación del 3% entre máximo y mínimo

El miedo a que se produzca una segunda parte de la enronitis aparecida en 2002 sacude a los mercados desde el lunes. Los inversores, con el miedo todavía en el cuerpo de la irregularidad contable reconocida por Ahold a principios de semana, se enfrentaron ayer con los rumores de sospecha de contabilidad creativa en Suez Lyonnais y la marcha de su presidente.

La compañía francesa, sin embargo, pidió por la tarde que el mercado regulador del país ponga en marcha una investigación sobre 'los movimientos erráticos de su cotización tras los falsos rumores propagados por el mercado'. Las pérdidas sobre la empresa se recortaron al cierre hasta el 11,8%, pero llegaron a ser hasta del 16% en el día. Suez Lyonnais fue, junto con Ahold (-14,37%), la que más bajaron del Euro Stoxx 50.

Las referencias empresariales ganaron protagonismo, así, ante la ausencia de novedades sobre la tensión entre Estados Unidos e Irak. Como relevante, destacar que el jefe de inspectores de la ONU, Hans Blix, aseguró que no se había conseguido una cooperación total de Irak, aunque reconoció que el país está incrementando sus esfuerzos para hacer públicos documentos requeridos. Mientras, George Bush pedía 95.000 millones de dólares (88.785 millones de euros) para la posible guerra.

La publicación de resultados se concentró en Europa. Muchos fueron peores de lo esperado. Swiss Re, Roche y Abbey National registraron importantes pérdidas. En la Bolsa española un gran número de empresas dieron a conocer el estado de sus cuentas a cierre del ejercicio pasado. Terra, Endesa, Altadis, Ence, Jazztel, ACS, Sol Meliá, Mapfre y Tubacex divulgaron, como norma, cifras bastante negativas sobre la marcha de sus respectivos negocios.

En Europa, Bayer ejerció más presión sobre los mercados al anunciar que está estudiando realizar provisiones para cubrirse de las consecuencias del proceso judicial abierto en Estados Unidos contra el medicamento anticolesterol Lipobay.

Respecto a las referencias económicas, la atención se centró en la publicación de crecimiento de la economía alemana en el ejercicio pasado. En el último trimestre se estancó, frente a una caída del 0,1% que esperaba el consenso del mercado.

Leves bajadas

El Ibex cayó un 0,37%, con lo que acumula en las tres últimas jornadas un retroceso del 4,32%. El negocio alcanzó tan sólo 1.287,91 millones de euros, sin contabilizar operaciones especiales ni bloques. Lo destacado del día por los inversores y operadores fue el nuevo auge de la volatilidad, con una desviación del 3% entre el máximo y el mínimo del día. O lo que es lo mismo, este porcentaje significa que durante el día el Ibex llegó a ganar un 1,60% y a perder un 1%. Tanta volatilidad no se observaba desde enero.

La presión del Ibex vino de la mano de Terra y Unión Fenosa, que tuvieron pérdidas del 12,72% y el 6,11%, respectivamente. La filial de telefónica presentó unos resultados con saneamiento de activos. Sin embargo, el mercado apostaba por algún anuncio relevante, incluso de una opa. Al no producirse, como ya sugería este diario en la edición de ayer, el valor recortó parte de lo ganado en las dos sesiones anteriores.

La pérdida de Fenosa se produce ante el temor de que la compañía no pueda reducir deuda, tal y como prevé y comentó su presidente recientemente. Malos tiempos, dicen los analistas, para las empresas fuertemente endeudadas.

Balances dispares en los mercados desde octubre

La referencia más inmediata para los mercados en este momento son los mínimos que marcaron en octubre del año pasado. Desde entonces y hasta la fecha, la evolución que han seguido ha sido muy dispar. Así, el índice español ha recuperado un 7,78%, el que más de Europa, frente a otros que han perforado esas cotas y ahora están por debajo de las mismas, como el Dax. La Bolsa alemana ha caído un 5,68% desde el 9 de octubre.El resultado de los mercados de EE UU es positivo. El Dow Jones ha recuperado un 7,60% y el Nasdaq, un 18%. Durante estos cuatro meses, los sectores que mejor han campeado el temporal han sido el de tecnología y telecomunicaciones, con revalorizaciones del 11% y 9,48%. Sorprende en este sentido el balance que arrojan Alcatel y France Télécom, que ganan un 147,95% y 115,87% desde los mínimos de las Bolsas y son las mejores del Euro Stoxx 50 en el periodo. La irregularidad en las cuentas de Ahold han llevado a la holandesa a la peor posición, con un descenso del 74,68% en cuatro meses. Con respecto a la Bolsa española, son 26 las compañías que se han beneficiado de los rebotes puntuales que se han producido. Quien más sube es Metrovacesa, un 45,19%, y quien peor lo ha hecho, Iberia, con un recorte del 10,29%. Telefónica, Endesa, Repsol, el BBVA y el SCH se han revalorizado un 9,50%, el 15,73%, un 14,92%, el 1,57% y un 12,30%, respectivamente. Los balances anuales son muy dispares y sólo la operadora y la petrolera suben.