Negocios

Repsol YPF y Gas Natural abandonan su proyecto en el negocio del gas

Repsol YPF y Gas Natural han decidido abandonar la creación de una empresa mixta en el negocio gasista, que iba a suponer una nueva estructura para impulsar el crecimiento del negocio integrado y optimizar la gestión. La nueva sociedad iba a estar participada al 50% por ambas empresas y se denominaría SGMid y su principal actividad sería desarrollar toda la cadena de valor del gas natural licuado de forma integrada.

La paralización de esta 'joint venture' no implica que no se haya llevado a cabo la reorganización de los negocios en gas y electricidad. Así, Gas Natural señaló que los activos se están reorganizando tal y como se acordó y se está ultimando el control por Gas Natural de los proyectos eléctricos y por Repsol YPF de las reservas gasistas en Trinidad y Tobago.

Las dos compañías siguen colaborando en la creación de estructuras específicas para desarrollar estas actividades, aunque "no se ha ido más allá" ni se ha creado la compañía conjunta proyectada, al considerar que "esta forma de trabajo es la mejor para reorganizar las actividades y la más transparente de cara al mercado".

REPSOL 10,88 -2,26%
NATURGY 29,28 0,76%

Las mismas fuentes indicaron que el objetivo principal del acuerdo se ha llevado a cabo, pero sin la creación de la 'joint venture'. No obstante, aún se desconoce si la paralización del proyecto empresarial es definitiva o puede retomarse en algún momento. Por su parte, fuentes de Repsol YPF confirmaron que la empresa mixta no se ha constituido, aunque ambas compañías están trabajando "puntualmente" en proyectos concretos. La petrolera dará más información al respecto el próximo día 25, cuando presente sus resultados del pasado ejercicio.

Desinversión de Repsol en Gas Natural

Las dos empresas acordaron en abril de 2002 crear esta sociedad conjunta, una idea que empezó a irse al traste en mayo, cuando la crisis de los mercados financieros y de Argentina afectó a Repsol YPF, que decidió incidir en su estrategia de desinversiones, entre las que incluyó la venta del 23% de Gas Natural. A partir de ese momento, la operadora pasó de tener el control a quedarse con un 24,04% del capital, lo que le obligó a alcanzar un acuerdo con La Caixa -accionista de referencia de Gas Natural- para controlar la empresa gasista de forma conjunta.