Crisis

El presidente de Seat propone trabajar menos días por "el bien de la compañía"

El presidente del comité ejecutivo de Seat, Andreas Schleef anunció hoy que la compañía obtuvo en 2002 un beneficio neto de 202,96 millones, lo que supone un descenso del 12,9% respecto a los del ejercicio anterior. Ante estos resultados y "por el bien de la compañía y del entorno socioeconómico del país" Schleef pidió a los sindicatos que acepten medidas de flexibilidad en el calendario laboral para hacer frente al bajón de producción que registrará la empresa en el segundo semestre.

Schleef se mostró partidario de una semana laboral de cuatro días en épocas de poca demanda y de trabajar seis días a la semana cuando así lo requiera el mercado, lo que supone una flexibilidad del 20%. La propuesta, que debe ser todavía negociada con las centrales sindicales, plantea trabajar menos días durante 2003 para recuperarlos en 2004 y 2005.

El máximo responsable de Seat señaló que esta flexibilidad es necesaria para evitar que se "repitan" situaciones como la que obligó a la compañía a trasladar un 10% de la producción del nuevo Ibiza a la planta de Volkswagen en Bratislava (Eslovaquia). La producción en esta factoría alcanzará las 100 unidades diarias a final de mes, con el objetivo de alcanzar una fabricación anual de 27.000 unidades.

Resultado "meritorio"

A pesar del descenso, Schleef calificó de "meritorio" el resultado, debido a que se ha producido en un "año difícil", marcado por la ralentización económica internacional y por los problemas registrados en la planta de Martorell en el lanzamiento del nuevo "Ibiza". "La marca Seat va bien", dijo el Schleef, parafraseando a José María Aznar.

La compañía registró un incremento de ventas del 4,3% en Alemania, tras una reestructuración en su red de concesionarios que servirá de ejemplo para otros mercados extranjeros. Asimismo, se convirtió en el primer importador en México, con 25.000 unidades vendidas, y obtuvo crecimientos significativos en Reino Unido, Hungría, Dinamarca, Eslovaquia y Croacia.

La producción total en la planta de Martorell se situó en 455.677 unidades, con un descenso del 5,1%. En total, se produjeron 423.599 unidades con marca Seat (3,8% más) y 72.113 con marca Volkswagen. La caída de ventas y producción fue compensada en parte con una mayor facturación en recambios y accesorios, que creció un 11,6%.

Las inversiones se situaron en 407,28 millones, frente a los 418,73 millones de 2001, siendo el gasto en Investigación y Desarrollo (I+D) de 95,76 millones. Seat ha conseguido una rentabilidad en su negocio global del 3,6%, tras una política de ajuste de costes.

La plantilla se situó en 14.483 trabajadores (incluidos los 1.200 del Centro Técnico, que es ahora una empresa propia), con la incorporación de 1.600 jóvenes en el contrato de relevo para trabajadores mayores de 60 años. El crecimiento del personal fue del 0,4%.

Nuevo monovolumen deportivo

La filial española del Grupo Volkswagen comenzará a producir en los primeros meses de 2004 un nuevo monovolumen de líneas muy deportivas, que alcanzará un nivel de 60.000 unidades anuales cuando esté a plena capacidad.

El presidente de Seat señaló que la decisión de producir este vehículo en Martorell "está tomada" y "no es realista que se revoque". No obstante, advirtió que "si no hay flexibilidad, tendremos que hacer frente a la situación". "Si llegara el caso, tenemos la suficiente fuerza para decidir lo que tenemos de hacer", agregó.