Efectos

Iberia retrasa la incorporación de tres aviones nuevos por el clima prebélico

Iberia ha decidido retrasar la incorporación de tres aviones de la familia Airbus A-320, cuya entrega estaba inicialmente prevista para el primer semestre de este año para reforzar las rutas europeas, debido a la incertidumbre creada por el clima prebélico existente y al estancamiento de la demanda en ese mercado.

El aplazamiento en la incorporación de flota es una de las medidas del plan de contingencia que ha preparado la aerolínea de bandera para hacer frente a los efectos de un posible estallido de la guerra en Irak, tal y como anunció a finales de enero el presidente de la aerolínea, Xabier de Irala.

En concreto, el tráfico -medido en PKT (pasajeros por kilómetro transportados)- aumentó un discreto 1,5% en la red internacional de medio radio, frente a un crecimiento de la oferta del 8,4%. El resultado es una caída del coeficiente de ocupación de 3,4 puntos porcentuales con relación al pasado año.

El incremento de capacidad fue del 4,5% en las rutas de la Unión Europea, donde la debilidad del tráfico, afectado por la desaceleración económica y el exceso de oferta en el sector, motivó un descenso de 3,1 puntos en el coeficiente de ocupación.

Analizado en conjunto, la evolución es más positiva. El tráfico global de Iberia aumentó un 6% con relación a enero de 2002, con un volumen de oferta similar al de hace un año. Con ello, la ocupación de los aviones ha mejorado en 4,1 puntos porcentuales, hasta situarse en el 68,8%.

Asimismo, Iberia y su socio British Airways (BA) han ampliado por cuarta vez su acuerdo de código compartido firmado en 1999, lo que eleva el número total de rutas operadas conjuntamente a 57. El anuncio se produce cuando acaba de vencer el compromiso de permanencia en el capital de Iberia firmado por BA con la SEPI en 1999.

Los británicos controlan el 9% de la empresa española y afirman que están muy satisfechos de la alianza, que esperan fortalecer en el futuro.