_
_
_
_
Propuesta

Fiat estudia con la banca acreedora segregar el negocio de automóviles

Los bancos que acudieron al rescate de Fiat el pasado mes de mayo mantuvieron ayer una reunión de unas dos horas en Milán de la que no dieron explicaciones, en espera de una nueva cita fijada para hoy con la dirección del mayor grupo industrial italiano.

Lo único que trascendió es que una separación de Fiat Auto del grupo sería una 'posible evolución del plan de saneamiento', según coincidían ayer la agencia Ansa y los diarios Corriere della Sera y La Reppublica. Fiat dijo que no comentaría 'especulaciones de los medios'.

Fiat Auto perdió al menos 1.200 millones de euros el pasado año, lo que arrastró a todo el grupo a pérdidas y supuso la degradación de su calificación crediticia al nivel de basura por la agencia Moody's. Sin el automóvil, el grupo Fiat recortaría deuda y recuperaría solvencia.

El plan de segregación exigiría el acuerdo de la familia Agnelli, que controla el grupo, y de General Motors, que tiene un 20% de la filial de automóviles. Fiat participa también en fabricantes de camiones (Iveco), maquinaria (CNH), componentes (Magnetti Marelli), la aeronáutica Avio, la siderúrgica Teksid, editoriales y medios de comunicación, servicios financieros y la consultora Business Solutions, entre otros negocios.

El futuro de Fiat se debate desde hace un año entre dos tendencias opuestas: la venta de otros negocios para salvar al automóvil o la venta de éste a General Motors para salvar el resto del grupo.

Los bancos Capitalia, IntesaBci, Sanpaolo-Imi y Unicredito prestaron en mayo a Fiat 3.000 millones de euros en deuda convertible por un 30% del capital del grupo. A cambio pactaron con Paolo Fresco, presidente del grupo Fiat, un plan de ajuste que ha recortado 8.100 empleos. La banca evitó el mes pasado la destitución de Fresco.

Bancos y directivos de Fiat insisten en que no hay otro plan que el pactado en mayo. Esto excluye tanto el proyecto promovido el mes pasado por Mediobanca como el de Roberto Colaninno y un tercero que prepara el banco de negocios Vitale & Associati.

Tras estos planes se ha visto la mano del primer ministro Silvio Berlusconi, quien plantea un cambio de rumbo radical en Fiat. El último plan, según Milano Finanza, pasaría por crear una nueva sociedad junto a Ferrari con participación del Estado italiano, la banca y GM. Los Agnelli quedarían en minoría, con un 16%.

Colaninno dice que su oferta es 'amistosa'

Roberto Colaninno, el ex presidente de Telecom Italia que se ofrece a pilotar el reflotamiento de Fiat, desveló algunos de los planes que pretende presentar la próxima semana al consejo de la automovilística.Colaninno califica su propuesta de 'amistosa' y avanza que buscará un acuerdo con los Agnelli, fundadores y accionistas de referencia del grupo. Pero en una entrevista con el diario La Reppublica deja claro que quiere el poder: 'Como soy el único que pondría dinero, quiero ser el primer ejecutivo'. 'Hasta ayer no había nadie dispuesto a poner una lira en Fiat', recuerda el financiero, que promete capitalizar la empresa con 8.000 millones de euros, de los que unos 2.000 millones los aportaría él mismo. 'Yo me juego mi dinero, mi historia y mi imagen', señaló. Colaninno defiende una renegociación de la alianza con General Motors, que tiene el 20% de Fiat Auto y podría verse obligado a comprar el 80% restante en 2004 si se ejecuta una opción de venta. Colaninno ve a GM como un aliado 'importante y estratégico', pero cree que los acuerdos que negoció Fresco deben ser revisados. Colaninno también necesitaría el acuerdo de la banca acreedora, de la que dijo que comprende su 'cautela' porque 'no puede permitirse errores'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_