Vertidos

La acuicultura gallega se salva por el momento de la marea negra

La acuicultura gallega está de momento a salvo del chapapote. No así de sus efectos económicos. Aunque la marea negra no ha llegado a los cultivos marinos, ha provocado una disminución de hasta un 80% en la demanda del mejillón.

'Los dos principales subsectores de la acuicultura en Galicia, el mejillón y el rodaballo, no están afectados', declara Juan Fernández Otero, jefe del Servicio de Acuicultura de la Xunta de Galicia. 'De las 3.300 bateas de mejillón que hay en Galicia, al día de hoy sólo han sido contaminadas nueve, en Corne-Laxe, de una empresa experimental. Respecto al rodaballo, otro tanto, pues sólo se ha visto perjudicada una instalación muy pequeña en Porto do Son, de la empresa Nastos, que todavía no había iniciado la comercialización y cuya producción no pasa de las cinco toneladas', dice Fernández.

Respecto a la almeja, el 80% de la superficie productiva está concentrada en Carril, en Vilagarcía, y está a salvo de las manchas de fuel. Por su parte, la ostra, al estar junto a los bateas de mejillón, está igualmente a salvo. Según explica José Figueira, presidente del Consejo Regulador del Mejillón de Galicia, la demanda de este producto se ha reducido un 40% en conserva y ha llegado a desplomarse un 80% en el fresco. 'Ahora se ha recuperado un poco y la caída de la demanda en fresco se sitúa en el 60%', declara Figueira.

Galicia es el principal productor de mejillón del mundo. Según los datos del consejo regulador, aporta 400 millones de euros anuales a la economía gallega y da trabajo a 8.500 personas de forma directa y a otras 3.500 indirectas.

Con el fin de recuperar la demanda, se han puesto en marcha distintas medidas en estos días. El pasado viernes numerosos restaurantes y bares en España promocionaron el producto. El día anterior, la ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, visitó las Rías Bajas, donde se concentra el 90% de la producción.

Campaña

Además, el Ministerio de Agricultura, a través del Fondo de Regulación y Organización de Productos de la Pesca (FROM), la Xunta de Galicia, mediante la Consejería de Pesca y el Consejo Regulador del Mejillón, tienen preparada una campaña de publicidad que podría ponerse en marcha esta misma semana. 'Aunque dependerá de si los ánimos están un poco más calmados', declara Figueira. Y por supuesto, de si ninguna mancha llega a contaminar las bateas.

La caída de la demanda no sólo se ha producido en España; los mercados de Francia e Italia también se han derrumbado, aunque de momento la prioridad es recuperar el consumo en España antes de intentar convencer a franceses e italianos de la salubridad del mejillón.

En el Consejo Regulador del Mejillón resaltan que las bateas han permanecido a salvo gracias al esfuerzo de los propios trabajadores del sector. Disponen de 1.600 barcos preparados día y noche para evitar que entre ni una sola mancha a la ría y mantener a salvo las bateas.

El rodaballo es el otro producto estrella de la acuicultura gallega. Produce 4.200 toneladas y factura algo más de 24 millones. Hay ocho empresas, con 16 granjas, que se dedican a su cultivo en las costas gallegas.

A diferencia del mejillón, la ostra o la almeja, el rodaballo se cría en instalaciones en tierra, aunque con toma constante de agua marina, por lo que están igualmente amenazados por la catástrofe. Su ventaja es que captan el agua a cuatro o cinco metros de profundidad, fuera del chapapote, que se mueve por la superficie del agua.

Por contra, están en la costa y no al socaire de las rías. La principal granja, que cría al año 1.000 toneladas de pescado, estuvo expuesta 12 días a una mancha de 3.000 toneladas de fuel a sólo 150 metros de su toma de agua.

El precio del rodaballo sube más del 4%

A diferencia del mejillón, el rodaballo no está notando una caída en la demanda, a pesar de que las dos terceras partes de la producción mundial se concentra en Galicia. Al contrario, los pedidos aumentan, ya que se está produciendo un efecto de rebote en favor de este pescado, con el consiguiente encarecimiento del producto.Enrique de Llano Monelos, director gerente de Insuiña, la filial de Pescanova para acuicultura que produce 400 toneladas de rodaballo al año, ha cifrado la subida del precio de este pescado entre un 4% y un 6% sobre lo pagado antes de la crisis. Pablo García, director general de Prodemar-Stolt Sea Farm, la principal productora de rodaballo, con más del 60% de la producción gallega, confirma que la demanda no sólo no ha caído, sino que ha crecido. Esta empresa ha tenido dos subidas consecutivas, una de 60 céntimos de euro y otra de 30 céntimos. Fernando Aldana, presidente del cluster gallego de piscifactorías, declara que en estos días las empresas no dan abasto a cubrir los pedidos de Navidad.