Financiación

La inversión de capital riesgo en España se reduce un 29% en 2002

La mala noticia es que este año el capital riesgo ha reducido sus inversiones en España cerca de un 30%, volviendo a niveles de 1999. La buena es que las previsiones para los próximos tres años de las sociedades de capital riesgo son optimistas. Hablan de situar la inversión entre los 1.500 y 3.000 millones de euros, cuando este año no se han alcanzado los 900 millones, según las primeras estimaciones del sector. En 2001 se registraron 1.199 millones de inversión, un 4% menos que en 2000, el año en el que se alcanzó el récord de inversiones de capital riesgo en España.

'En 2003 se superarán los 1.000 millones de inversión', considera Marcos Semmler, socio director del grupo Ged. Si la economía se recupera, 'llegaremos a los 1.500-3.000 millones de inversión en los próximos tres años', dice Javier Loizaga, socio director de Mercapital.

El pesimismo que inundaba los despachos de las sociedades de capital riesgo en España durante el primer semestre del año ha desaparecido prácticamente, y sin necesidad de acudir a agresivos medicamentos antidepresivos. ¿Qué ha pasado? Varios factores explican este cambio de impresiones.

En primer lugar, el tira y afloja que mantenían las empresas y las sociedades de inversión desde la segunda mitad de 2001 a la hora de valorar los activos es en la actualidad más afloja y menos tira. La valoración que hacen los directivos de sus empresas cuando estudian la entrada de un socio-comprador está más cerca ahora de la valoración actual que hace el mercado, inferior a la que hacía dos años atrás en muchos casos. 'La cuerda ha comenzado a romperse', señala Marcos Semmler. Por otro lado, la aparición de nuevos y potentes actores extranjeros en el capital riesgo español -The Carlyle Group, Paul Capital Partners, Advent, Monitor Clipper Partners-, junto a otros que llevan más tiempo en España -Apax, CVC, 3i, Bridgepoint, Granville o Corpfin Capital-, ha elevado la competencia incrementando al mismo tiempo los precios.

Una fuente alternativa

Fuentes tradicionales de inversión como la banca y la Bolsa han dejado atrás la euforia inversora de años atrás, lo que empuja al empresario a buscar otras fuentes de financiación, como el capital riesgo. Y el parón inversor de muchas sociedades de capital riesgo durante el último año ha dejado algunos fondos disponibles intactos.

En el segundo semestre se ha roto ligeramente la tendencia depresiva del primero. En los primeros seis meses del año la inversión realizada por el sector fue de sólo 230 millones, un 64% menos que en el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, 'el ritmo inversor del segundo semestre es esperanzador respecto al año que viene', opina José Martí Pellón, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid. 'El año que viene va a ser muy bueno, buenísimo', confía el director de la publicación especializada Capital & Corporate, Sébastien Chartier.

Un factor positivo ha sido la existencia de operaciones que han popularizado el capital riesgo en España, hasta ahora un perfecto desconocido. La venta de las redes de transporte de electricidad de Iberdrola a CVC Capital Partners ha llamado la atención y muchos han descubierto, 30 años después de su nacimiento en España, que el capital riesgo existe. A pesar de que el dinero invertido por la firma en la operación se sitúe entre los 30 y 40 millones de euros, según fuentes familiarizadas con la venta.

Otra operación que ha servido para extender el conocimiento del sector en España ha sido la desinversión llevada a cabo en Isolux. Los directivos de la compañía anunciaron en agosto de este año la adquisición del capital de la sociedad a Dinamia Capital, Bridgepoint, Baring, Corpfin Capital y Société Générale por 200 millones, según fuentes del mercado.

La profesionalización que está alcanzando el sector es otro de los factores destacados por los expertos. Empleados cualificados de banca de inversión están llamando ahora a las puertas de las sociedades de capital riesgo.

Las ventajas de jugar en casa

La entrada en el sector del capital riesgo en España de poderosas firmas extranjeras no ha sido suficiente para desbancar a la española Mercapital de su posición de liderazgo. La sociedad presidida por José María Loizaga ha sido la firma que más capital ha invertido en el año, 140 millones de euros repartidos en tres operaciones. Otras como la estadounidense The Carlyle Group, un gigante con 1.000 millones de euros para invertir en Europa, no ha logrado materializar ninguna operación. A pesar de este caso, normal por otro lado en su primer año de existencia en España, la presencia de grandes firmas como CVC, Apax o la propia Carlyle podría dirigir en el futuro próximo las inversiones de las sociedades españolas a operaciones medias y las extranjeras más fuertes se quedarían con las grandes inversiones. Sin embargo, es posible que para ello las extranjeras necesiten asociarse con sociedades españolas. Según José Marco, profesor adjunto en el Instituto Tecnológico de Massachusetts de Estados Unidos, autor de varios trabajos sobre el capital riesgo en España, 'las relaciones personales' siguen marcando la forma de hacer negocio en este país. 'La valoración empresarial será más favorable si existe una relación amigable entre las partes', dice Marco en uno de sus informes. Aunque suene a tópico, lo cierto es que pocas sociedades de capital riesgo, españolas o extranjeras, negarán rotundamente esta teoría.