Desastre ecológico

Las petroleras exigen más garantías a los buques de transporte de crudo

Las petroleras que operan en España aseguran que su apuesta por el transporte marítimo 'seguro' de crudo es tradicional. Fuentes de Repsol, Cepsa y BP afirman que sus departamentos de vetting ('examen', en castellano) llevan varios años fiscalizando las condiciones en las que se encuentran los buques que quieren contratar para trasladar el crudo desde los lugares de origen hasta sus refinerías.

La estrategia de las petroleras en materia de transporte de crudo ha experimentado un profundo cambio estos últimos años. Las refinerías han abandonado su política de contar con una flota propia y optado por utilizar barcos contratados a largo plazo, además de acudir al mercado spot, es decir, recurrir a los buques que están a la espera de encontrar carga. Este último recurso, un mercado en competencia utilizado por todas las compañías refineras del mundo, sirve para realizar operaciones puntuales de transporte de crudo donde los acuerdos se pactan, fundamentalmente, por tiempo o por tráficos específicos.

Contratos a largo plazo

REPSOL 5,93 -1,27%

Medios del sector naviero afirman que las compañías petroleras que operan en España han extremado sus precauciones en lo que se refiere al transporte de materia prima con destino a sus refinerías. Cuando los barcos son contratados a largo plazo (time charter), la política de fiscalización técnica se acentúa y se revisa continuamente. Tanto Repsol como Cepsa y BP cuentan con varios buques que tienen acuerdos de fletamento a varios años.

En el caso de la contratación de un petrolero en el mercado spot, los departamentos de vetting se aplican con esmero, según afirman fuentes de las tres petroleras. Así suelen solicitar a los armadores un cuestionario que incluye preguntas relativas a temas técnicos, de seguros, de inspecciones y de tripulaciones. Igualmente, su labor de control llega hasta el nivel de solicitar a los navieros los nombres de los últimos fletadores de los barcos. Cepsa y Repsol, según los portavoces de estas empresas, trabajan principalmente con armadores nórdicos. La multinacional BP canaliza desde Londres todo el departamento de contratación de buques.

Las petroleras buscan en el mercado libre no sólo buques de doble casco, sino también barcos de casco sencillo 'bien mantenidos'. 'Hay petroleros de casco sencillo que pasan todas las revisiones y en los que sus propietarios invierten importantes cantidades de dinero para tenerlos en regla. Hay buques de transporte de crudo monocasco que están mejor conservados que algunos de doble casco, aunque sean más antiguos', asegura un operador en el negocio marítimo.