Exterior

La inversión neta española en Argentina aumenta un 125%

Cuando el presidente Aznar transmitía el martes a su homólogo Eduardo Duhalde que el compromiso de España con Argentina es 'firme y permanente', sus palabras trascendían de una mera declaración protocolaria para reflejar el comportamiento real de las empresas españolas, que entre enero y junio de este año han aumentado un 125% su inversión directa neta en el país austral.

Este crecimiento inversor se traduce, en valores absolutos, en 340,87 millones de euros, equivalentes al 5,34% de la inversión directa neta española en el exterior durante el primer semestre, y se justifica tanto por la comparación con los seis primeros meses de 2001, que recogían la forzada desinversión de Endesa, superior a 800 millones de euros, como por la suma de muchas pequeñas operaciones, especialmente en los sectores auxiliar del automóvil, distribución de bebidas y manufacturas varias.

Los responsables de la Secretaría de Estado de Comercio destacan que la evolución inversora en Argentina refleja la 'voluntad de permanencia' de las empresas españolas, ya que 'desde el inicio de la crisis sólo ha habido una desinversión voluntaria, en el sector cárnico'.

Los datos avanzados ayer por Comercio confirman, por otra parte, la fuerte caída de las inversiones directas españolas en el exterior, que en entre enero y junio se elevaron, en valores netos, a 6.622,91 millones de euros, un 51,6% menos que en el mismo periodo de 2001. En cifras brutas, sin descontar las desinversiones, la inversión total en los mercados exteriores alcanzó 9.100 millones, con una caída del 54,8%.

A nivel sectorial, las operaciones de sociedades holding son las más afectadas por esta caída de la inversión, mientras que el sector financiero se sitúa como el primer inversor en el exterior aportando el 35% del total, seguido de manufacturas, con el 23%, y construcción y transportes y comunicaciones, con el 11% cada uno. Por áreas, la UE absorbe el 53% de las inversiones directas netas hasta junio (3.444,30 millones), aunque caen un 64,6% respecto al primer semestre de 2001, mientras crecen el 0,21%, hasta 1.618,41 millones de euros, las inversiones en América Latina.

La UE, primer inversor en España

Respecto a las inversiones extranjeras en España, la Secretaría de Estado de Comercio cifra en 8.122 millones de euros la entrada de capitales directos netos entre enero y junio, con una caída interanual del 23,1%, aunque en valores brutos se produce un crecimiento del 21,36%, hasta 24.280,9 millones.Esta diferencia se explica por la existencia de importantes operaciones de reestructuración de grupos extranjeros, especialmente en el sector de telecomunicaciones. Por países de origen, en términos brutos las inversiones procedentes de la UE suben el 34,2%, hasta 19.269,1 millones de euros, aunque en términos netos se produce una caída del 40%, quedando en 3.751,6 millones. EE UU, por el contrario, recupera posiciones en el mercado español con crecimientos del 45% en términos brutos, y del 109% en inversión neta, alcanzando esta última 3.711,5 millones. El sector de sociedades holding se mantiene como el primer receptor de inversión bruta extranjera, con el 44,6% del total, seguido de las telecomunicaciones, con el 37,7%.