Aviación

Iberia ultima un plan de futuro para crecer un 30% en tres años

Iberia ultima el diseño de un nuevo plan de futuro a tres años que pretende adecuar la empresa al nuevo entorno competitivo que se avecina en el sector de transporte aéreo.

La próxima puesta en funcionamiento del tren de alta velocidad a Barcelona y la construcción de las nuevas pistas en los aeropuertos de Madrid y Barcelona obligan a la compañía a hacer un esfuerzo en su línea de productividad. En este sentido, el nuevo plan director mantiene el objetivo de alcanzar un crecimiento del 30% hasta 2005, según fuentes conocedoras de ese proyecto.

El plan proyectado se presentará al consejo de administración el próximo diciembre con la pretensión de que entre en vigor de forma inmediata a partir del mes de enero de 2003, según fuentes cercanas a la empresa.

El entorno de negocio en el que los responsables de Iberia han diseñado este nuevo plan estima un crecimiento de capacidad en el aeropuerto de Madrid de entre un 35% y un 54%, por la inauguración de la nueva terminal, su satélite, y dos nuevas pistas, así como un alza de capacidad en el aeropuerto de Barcelona, con su nueva pista, tasada entre un 35% y un 42% por la propia aerolínea de bandera. Iberia pretende captar gran parte de ese incremento de capacidad implementando medidas de aumento de productividad en su propia estructura que la permitan hacer frente a la previsible pujanza que tendrán las aerolíneas de bajo coste, ahora muy limitadas por la falta de slots (derechos de vuelo disponibles).

En paralelo a este esfuerzo de crecimiento, la compañía aérea pretende retomar los planes de reestructuración societaria que manejaba en 2001 y que se vieron bruscamente interrumpidos por los atentados del 11 de septiembre.

El nuevo marco estratégico en el que se moverá la empresa hasta 2005 contempla ya la organización de la compañía como un holding y la segregación de líneas de negocio con operativa independiente de la matriz. El plan recoge la posibilidad de dar entrada en el capital de estos negocios con capacidad de ser segregados a socios externos.

Ejes básicos

En este sentido, el plan detallará los ejes básicos de actuación futura de estos negocios, definirá sus mercados y las líneas concretas de actuación, además de fijar los objetivos de coste que garanticen la competitividad de Iberia. Medios conocedores del plan aseguran que los accionistas de la compañía han recibido con enorme receptividad el plan de crecimiento de Iberia. Sin embargo, han advertido al equipo directivo de la necesidad de tener asegurada la paz social futura en la empresa como forma de garantizar el éxito.

Y esa paz social pasa inevitablemente por cerrar definitivamente el enfrentamiento con el sindicato de pilotos, el Sepla, para alcanzar nuevos acuerdos.

El nuevo plan director establecerá nuevas fórmulas de incremento de productividad, ahorro de costes, nuevas rutas, contratación de un número elevado de nuevos pilotos y la eliminación de derechos históricos, generados en el régimen anterior, que impiden a la empresa tomar ciertas decisiones operativas sin la venia de los pilotos. Todo ello aboca a una negociación con el Sepla, según las fuentes citadas.

El núcleo estable de accionistas de la empresa quiere evitar que el enfrentamiento que mantienen la sección sindical del Sepla en Iberia y la dirección de la empresa ponga en riesgo el desarrollo del plan estratégico. En este sentido, las distintas partes se han comenzado a mover para propiciar las bases de lo que podría ser una nueva negociación con los pilotos. Este ánimo de superación de la crisis entre Iberia y sus pilotos cuenta con un aliado natural, Federico Durán, árbitro del laudo que puso fin a la huelga de pilotos en el verano de 2001.

Durán ha propuesto ya a la compañía y al Sepla un nuevo marco de negociación que supere las diferencias que continuamente se producen en la interpretación del convenio y el laudo en la mesa de resolución de conflictos.

Este nuevo marco pretende solucionar temas que ahora originan disputas y enfrentamientos permanentes. Entre ellos destaca todo lo relacionado con la productividad, el reglamento de descansos, los retiros, la garantía de puestos de trabajo y la externalización de actividades.

Tanto la compañía como el Sepla han hecho ya saber al árbitro su disposición a negociar un nuevo acuerdo. De hecho, ayer la propia compañía reconocía su intención de negociar un nuevo convenio 'partiendo de cero'.

Sin embargo, Iberia explica que esta actitud no tiene nada que ver con el plan de futuro. Se trata, añade, de eliminar los apartados del convenio que recurrentemente provocan conflictos de interpretación. Pero las fuentes consultadas reconocen que tal y como están las relaciones entre las partes el acuerdo será difícil y lento.

AENA adjudica a Thyssen todas las pasarelas del nuevo Barajas

El consejo de administración de AENA ha aprobado la adjudicación del suministro con instalación de pasarelas de embarque y equipos de servicios de aeronaves para la nueva área terminal de Barajas.En concreto, las pasarelas y equipos de servicio a aeronaves del dique de la nueva terminal (por importe de 21.943.821 euros) y del edificio satélite (por 25.079.155 euros) han sido adjudicadas a la unión temporal de empresas formada por Thyssen Henschel y Thyssen Krupp Elevadores. El ente público ha realizado la adjudicación pese a que uno de las empresas licitantes, la española Team, solicitó por escrito la suspensión del concurso. En su misiva, alegaba que AENA no había facilitado la información sobre las distintas ofertas a que obliga la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas y el propio pliego del concurso. Team considera que AENA pretendía beneficiar a Thyssen, que a su juicio ha hecho una oferta de precio temeraria en lo relativo al mantenimiento de las pasarelas, una partida incluida en el precio global. El plazo de ejecución de las pasarelas será de 17 meses y tendrán un periodo de garantía de cinco años. Estos suministros tienen por objeto la instalación de pasarelas que permitan un fácil acceso de los pasajeros al avión durante las operaciones de embarque y desembarque en condiciones de seguridad y confort, siguiendo el plan de calidad de servicio a los usuarios, señala AENA. El ente ha autorizado también la construcción de un nuevo aparcamiento de taxis en Barajas, así como la urbanización y accesos al mismo, dentro de la ampliación del aeropuerto, un proyecto al que se han destinado 24 millones. Asimismo, ha aprobado el inicio del expediente de suministro de energía eléctrica y térmica para la terminal mediante una planta de cogeneración, con un presupuesto máximo de licitación de 360 millones de euros.