Coyuntura europea

Alemania afirma que logrará el equilibrio fiscal en 2006

Hans Eichel, titular de Economía, destacó que todas estas medidas 'son necesarias para reducir el déficit por debajo del 3%', un objetivo que el ejecutivo alemán está convencido de poder cumplir el próximo año pese a las previsiones contrarias de los expertos. Por otra parte, Eichel recalcó que el Estado alcanzará equilibrio presupuestario en 2006 'sin necesidad de recurrir a la deuda pública. Sin reformas en todos los campos del sistema social no será posible la consolidación', dijo Eichel, que añadió que 'hay que preparar a Alemania para el cambio demográfico'.

Las cifras aprobadas ayer por el Gobierno del canciller Gerhard Schröder ya habían sido adelantadas en las últimas jornadas y en Alemania han provocado una gran indignación. La deuda pública se incrementará este año en algo más de 13.000 millones de euros, hasta los 34.600 millones de euros, debido, principalmente, a los gastos derivados del aumento del desempleo.

El próximo año, el Ejecutivo también se verá obligado a endeudarse en 3.400 más de lo previsto, aunque la cantidad total no superará los 19.000 millones de euros, la cifra más baja desde la reunificación alemana. La oposición conservadora y el Partido Liberal no han dudado en acusar a Schröder de haber engañado a los ciudadanos en la reciente campaña electoral, pues, afirman, el canciller conocía ya estos datos, pero era consciente de que con ellos nunca hubiera sido capaz de ganar los comicios.

Entre las medidas impopulares que el Ejecutivo aprobó ayer, destacan el incremento de las contribuciones al pago de pensiones del 19,1% al 19,5% y la introducción de un impuesto 'antiespeculación' que gravará hasta con un 15% la venta de acciones y activos inmobiliarios.

Fraude electoral

La Unión Cristianodemócrata (CDU), principal partido de oposición en Alemania, acusó al Gobierno de haber ocultado la verdadera situación durante la campaña electoral y de haber esperado a que pasaran los comicios de septiembre para revelar la dimensión real de la crisis. 'Ahora se ha derrumbado la construcción de mentiras del Gobierno', dijo ayer, al comentar el presupuesto adicional para 2002 el portavoz de Economía del grupo parlamentario de la CDU, Friedrich Merz.

La oposición contempla incluso la creación de una Comisión Parlamentaria que debería investigar si el Gobierno no incurrió en la campaña en un 'fraude electoral premeditado'. Eichel salió nuevamente al paso de los ataques de la oposición y dijo que él había dicho durante todo el año que la situación no era fácil y que así lo había expresado en los informes mensuales de su ministerio. 'Los informes son públicos, todos los diputados los reciben y, si hacen bien su trabajo, también los leen', dijo Eichel ante la prensa.

El euro se situó ayer de nuevo por debajo de la paridad con el dólar, hasta 0,9995 dólares, debido, sobre todo, a las inquietudes existentes sobre la situación de la economía alemana, principal motor de la zona euro. A última hora recuperó terreno y volvió por encima de la moneda americana.

La moneda única se encontraba por encima del dólar desde el 6 de noviembre.

Medidas contra el déficit en Francia

El Gobierno francés admitió ayer el deterioro de su déficit público este año, en medio de las advertencias de la Comisión Europea, y aseguró que tomará medidas para mantenerlo en 2003 por debajo del techo fijado por el Pacto de Estabilidad. 'Esta excluido que rebasemos un listón prohibido', afirmó el ministro de Economía y Finanzas, Francis Mer, al presentar ante la prensa el proyecto de ley de finanzas correctivo para 2002, que arroja un déficit del 2,8% del producto interior bruto (PIB), en lugar del 2,6% calculado en verano. 'Estamos absolutamente resueltos a crear las condiciones para que, cualesquiera que sean las condiciones coyunturales económicas, nos demostremos a nosotros mismos y, por tanto, también a la Comisión Europea que 'los temores que pueda tener estarán injustificados'. La Comisión lanzó un procedimiento de 'alerta temprana', una especie de advertencia, a Francia por el deterioro de su déficit, que estaba en un 1,4% del PIB en 2001. El Ejecutivo de Bruselas considera que Francia corre el peligro de rebasar el 3% y le reprocha que no tome medidas.