Ley financiera

La limitación de tiempo en el cargo de consejero obliga a las cajas catalanas a modificar sus estatutos

Varias entidades de ahorro catalanas deberán cambiar sus estatutos tras la modificación de la Ley de Cajas de Cataluña, que previsiblemente aprobará mañana el gobierno catalán en una reunión extraordinaria.

La Generalitat estudia legislar en materia de cajas e introducir la posibilidad de limitar los años de permanencia en el consejo de administración de estas entidades como medida adicional a la Ley Financiera aprobada por el Gobierno.

La modificación de estatutos que algunas entidades se plantean hacer afectaría al límite de edad de jubilación de los consejeros de las cajas, que la Generalitat dejaría en manos de dichas entidades.

Hasta ahora, la Ley de Cajas de Cataluña no regulaba la edad de los consejeros, un aspecto que sí legisla la nueva Ley Financiera, que limita a 70 años la edad para presentarse a la elección como miembro del consejo de una entidad, una normativa que se aplicaría por defecto en Cataluña si la Generalitat no legislase en el ámbito de sus competencias.

Ahora, la Generalitat ultima legislar un cambio que supone limitar el tiempo máximo que los consejeros pueden ocupar este cargo en el máximo órgano de gobierno de las cajas, pero deja a las entidades la potestad de alargar o limitar, si así lo desean, la edad de jubilación de sus miembros.

La Caixa, una de las entidades más afectadas por estas modificaciones, ya que su presidente, Josep Vilarasau (71 años) debía renovar el cargo en la próxima asamblea, ha declinado hacer declaraciones al respecto.

Un portavoz de Caixa Catalunya se ha limitado a recordar las declaraciones que hizo recientemente su presidente, Antoni Serra Ramoneda, en las que se mostraba más partidario de limitar los mandatos de los presidentes de las cajas de ahorro que de fijar una edad máxima para ocupar el cargo.

Ramoneda consideró entonces "correcta" la limitación de los mandatos, mientras que un portavoz de Caixa Terrassa ha señalado hoy que la fijación de una edad máxima en los cargos "no debería establecerse en una ley, sino que debería ser potestad de cada caja de ahorros", tal como prevé la modificación de la ley catalana.

Caixa Terrassa ha recordado que los estatutos de su entidad financiera ya establecen el tope para ser elegido presidente en los 70 años, y en los 65 años en el caso del director general.

El presidente de Caixa Terrassa cumplirá 70 años en agosto de 2003 y los dos consejeros de la entidad con más de setenta años tienen mandato en vigor hasta el año 2005, ya que fueron elegidos el año pasado.

Caixa Penedés, tercera caja de ahorros catalana y otra de las entidades afectadas -su presidente, Josep Parera, tiene más de 70 años- está a la espera de la aprobación definitiva de los cambios legislativos para pronunciarse sobre las limitaciones y ver si modifica sus estatutos.

Por su parte, desde Caixa Sabadell han señalado hoy que la entidad ya incorpora en sus estatutos el límite de tres mandatos (12 años) y que las posibles modificaciones no afectan a ningún consejero, pero sí a su presidente, Manuel Grau, de 72 años, quien no podrá presentarse a la reelección, prevista en la asamblea del próximo mes de marzo.

Fuentes de Caixa Laietana han asegurado que les parece "muy bien" las posibles modificaciones de la ley catalana de cajas de ahorro, y que el único trámite será la adaptación de los estatutos.

Por su parte, fuentes de Caixa Manresa han manifestado hoy que las modificaciones no afectarán a la entidad, ya que tanto el presidente como el director general tienen en torno a 50 años, al igual que en el caso de Caixa Girona.

Esta última entidad está a la espera de que se aprueben las modificaciones a la ley catalana de cajas de ahorro para adaptar sus estatutos a los cambios.