_
_
_
_
Líder del móvil

Vodafone ofrece 13.070 millones para tomar el control de la francesa Cegetel

La primera compañía mundial de telefonía móvil ha lanzado un desafío a Vivendi Universal al lograr ayer un acuerdo de compra de las participaciones de la británica BT y la estadounidense SBC en la operadora de telecomunicaciones Cegetel, hasta ahora controlada por el coloso de los medios de comunicación francés. Tras esta operación, valorada en 6.300 millones de euros en metálico, Vodafone pasaría a tener el 56% de Cegetel, propietaria de SFR, la segunda operadora de telefonía móvil en Francia, un mercado que está impaciente por conquistar.

Vodafone también ha hecho una oferta de 6.700 millones de euros por el 44% que Vivendi posee en Cegetel, con lo que el total que la británica estaría dispuesta a pagar por la firma se situaría en 13.070 millones de euros.

Hasta el momento Vivendi no se ha pronunciado sobre la oferta de Vodafone. El grupo francés, que se encuentra sumido en un profundo proceso de desinversiones para hacer frente a su gigantesca deuda, se sigue resistiendo a deshacerse de su participación en SFR, una de las pocas compañías rentables que controla. Se calcula que el cash flow operativo generado por SFR para el presente año fiscal se situará en 1.000 millones de euros.

Más información
Sector de telecomunicaciones:Sector de telecomunicaciones

Vivendi podría incluso bloquear la compra de Vodafone de las participaciones de BT y SBC en Cegetel ejerciendo sus derechos de adquisición preferente antes del próximo 10 de noviembre. Pero para ello tendría que igualar la oferta de Vodafone a BT, que ha sido de 4.000 millones de euros en metálico, y añadir una prima del 13% a la cantidad que recibirá SBC (2.300 millones de euros). Y teniendo en cuenta la delicada situación financiera por la que atraviesa el grupo francés, los analistas dudan de que vaya a ejercer estos derechos.

El presidente de Vodafone, Chris Gent, señaló ayer que no estaba dispuesto a entrar en una guerra de ofertas y menos en las actuales condiciones de mercado, 'no sería adecuado'. 'Intentaremos llegar a un acuerdo amistoso', subrayó.

Los analistas dieron la bienvenida al osado movimiento de Vodafone, que, tras la compra de las participaciones de BT y SBC, pasaría a contar con el 64,8% de SFR, lo que la colocaría en el segundo puesto en el mercado de la telefonía móvil en Francia, único de los cinco grandes países europeos en el mercado de las telecomunicaciones en el que todavía no cuenta con una participación mayoritaria.

Según Chris Gent, 'el lugar más idóneo para SFR se encuentra dentro del grupo Vodafone, donde podrá beneficiarse de formar parte de la compañía líder en el mercado mundial de la telefonía móvil'. Gent dijo que Vodafone cuenta con 7.000 millones de euros en metálico para cubrir la adquisición de las participaciones de BT y SBC y que, si finalmente se llega a un acuerdo para comprar la parte de Vivendi, se recurriría a préstamos bancarios.

Los expertos creen que Vivendi acabará cediendo a las pretensiones de Vodafone, ya que la cifra ofrecida por su participación en Cegetel es atractiva y ayudaría a recortar su deuda de 19.000 millones de euros.

'La opción menos arriesgada sería aceptar la oferta', opina un analista de Morgan Stanley. Sin embargo, algunos inversores institucionales señalan que sería un error que Vivendi se deshiciera de Cegetel, a la que consideran una de las inversiones que más beneficios genera.

El arquitecto del imperio de la telefonía móvil

Pese a las dificultades por las que atraviesa el sector de las telecomunicaciones, Vodafone mantiene la cabeza alta como la primera compañía mundial de telefonía móvil con presencia en 29 países y una facturación que el pasado ejercicio fiscal se situó en los 36.000 millones de euros. El controvertido Chris Gent, primer ejecutivo de la firma desde 1997, es el arquitecto de este imperio. Con sus eternas gafas de montura roja, sus camisas de rayas y sus tirantes, este directivo de 54 años de ideología conservadora, íntimo amigo del ex primer ministro John Mayor y título de sir, aparece en todas las listas de ejecutivos más influyentes y mejor pagados.El presidente de Vodafone es conocido por su maestría a la hora de cerrar operaciones de compra. De hecho, ésa ha sido su fórmula mágica para hacer crecer a Vodafone: comprar, comprar y comprar. La adquisición más sonada fue la de la alemana Mannesmann, que compró hace un par de años por la friolera de 112.000 millones de libras, 176.377 millones de euros, en plena fiebre de las inversiones en telecomunicaciones. Operación en la que Gent se mostró como un negociador despiadado, no dio ningún paso atrás, pese a que Alemania se llegó a plantear la posibilidad de establecer una normativa que impidiera las opas hostiles. Gent ha sabido aprovechar también la situación crítica y de enorme endeudamiento por la que atravesaban compañías como su compatriota BT, a la que compró sus participaciones en la española Airtel, Japan Telecom y ahora en Cegetel. Algunos expertos esperaban que la voracidad compradora de Gent se refrenara con la actual crisis y pensaban que Gent debía dedicarse ahora a demostrar que además de un excelente comprador es un buen gestor, capaz de convertir la enorme base de clientes con que cuenta la compañía en beneficios.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_