Estrategia

Uralita decide buscar un socio para contrarrestar la opa de Nefinsa

El consejo de administración de Uralita, con el apoyo de dos bancos de negocios y un bufete de abogados, ha definido la estrategia a seguir frente a la OPA hostil lanzada por Nefinsa. La línea de defensa sigue dos caminos, según fuentes solventes. El primero es la búsqueda de un potencial inversor dispuesto a entrar en la compañía a un mejor precio, ya que el precio incluido en la propuesta de la firma de los Serratosa y el paquete limitado de acciones al que va dirigido no gusta en el consejo. Nefinsa ofrece comprar el 35% del capital a un precio de siete euros por acción.

Los accionistas quieren conocer también los planes industriales de Nefinsa. De hecho, el consejo de Uralita ha formulado dos preguntas clave al grupo ofertante: cuál sería la estrategia industrial para la empresa de materiales de construcción y si pretenden asumir directamente la gestión.

Estas dos cuestiones han sido planteadas a Nefinsa de manera informal. No obstante, fuentes oficiales de Uralita y Nefinsa sostienen que no ha habido contacto alguno entre ambas partes, a la espera del visto bueno de la CNMV a la opa. Mientras espera la respuesta de la familia Serratosa, el consejo de administración de Uralita ha comenzado a elaborar lo que podría denominarse un plan alternativo de actuación. æpermil;ste contempla la posibilidad de que un grupo industrial español o extranjero planteara abiertamente una opa competidora de la de Nefinsa, pero por el 100% de la sociedad y a un precio superior, que reflejara fielmente el valor que se considera que tiene la sociedad, y que tuviera en cuenta la prima de control de la compañía.

MÁS INFORMACIÓN

El consejo vería con excelentes ojos una opa de la que pudiera beneficiarse plenamente la totalidad de los accionistas y al mejor precio posible. Incluso algunas fuentes barajan la posibilidad de que inversores vinculados al empresario Javier Tallada puedan estar interesados en Uralita. Por otra parte, pese a la presencia de varias cajas en el capital, se descarta por ahora la posibilidad de que el equipo gestor lance una oferta de compra (MBO).

En todo caso, las fuentes consultadas añaden que Nefinsa 'no es una mala opción industrial, si aclaran sus intenciones'. 'Que una familia de ese prestigio empresarial se interese por Uralita es una excelente noticia para la empresa. Lo que ha causado recelos es la sospecha de que quieran entrar por la puerta de atrás', precisan los medios consultados.

Duplicidad de cargos transitoria

La salida de Juan Miguel Antoñanzas de la presidencia de Uralita ha propiciado que ese puesto sea ocupado por Manuel Masnou, el consejero delegado del grupo, que compaginará ambos cargos. Esta decisión del consejo es contraria al reglamento que regula el funcionamiento de ese organismo, un documento inspirado en el llamado Código Olivencia, pero se ha adoptado de forma transitoria ante la situación singular que vive la empresa. Antoñanzas ha dejado el cargo tras cumplir esta semana 70 años, la edad que el citado reglamento establece para abandonar el consejo. Su salida, que podría haberse demorado algunas semanas, se ha producido en plena oferta de compra hostil por parte de los Serratosa y se ha precipitado, según fuentes cercanas al consejo, ante la previsible duración del proceso de defensa de la opa en el que se ha embarcado el máximo órgano administrativo con el apoyo de JP Morgan, Nmas1 y el bufete Ramón & Cajal. Una vez despejado el futuro de Uralita, bien sea porque la opa tiene éxito o porque no lo tiene, la compatibilidad de ambos cargos desaparecerá, según el grupo fabricante de materiales de construcción. Mientras se dirime el futuro de la oferta de compra, las cajas de ahorro han elevado su poder en el accionariado y en el consejo. Caja Murcia, Caja Duero, El Monte y la Caja de Badajoz, entre otras, controlan el 24% del capital. La fusión de la presidencia y el puesto de consejero delegado la han aprovechado para nombrar otro vocal, por lo que ya cuenta con tres.