Ingreso UE

Siete países candidatos se encuentran en la recta final de la negociación

La undécima conferencia de adhesión entre la Unión Europea y los países candidatos logró ayer cerrar cuatro nuevos capítulos de negociación y confirmar el final de las conversaciones en otros 24. Estonia, Lituania, Eslovenia y Chipre se encuentran ya a sólo dos capítulos para concluir los 30 de la negociación. Uno más les queda a Polonia, Lituania y Eslovaquia. Estos siete países, junto a Hungría, República Checa y Malta, recibirán con toda probabilidad el día 9 el visto bueno de la Comisión para incorporarse a la Unión en enero de 2004. 'Estamos cumpliendo el calendario', se congratulaba ayer Per Stig Moller, ministro danés de Asuntos Exteriores y presidente este semestre de la UE.

El comisario de Ampliación, el alemán Gunter Verheugen, también alabó 'el excelente espíritu' de colaboración que impera ahora. Ambos se mostraron convencidos de que las negociaciones podrán concluir en la Cumbre de Copenhague del mes de diciembre.

Antes, sin embargo, deberán superarse numerosos obstáculos, tanto financieros como políticos. La primera etapa pasa por Irlanda, país donde el 19 de octubre se celebrará un referéndum sobre el Tratado de Niza. Los irlandeses ya dijeron no en una anterior consulta al texto que fija los arreglos institucionales imprescindibles para continuar con la ampliación.

Los Quince intentarán después cerrar su posición sobre agricultura y ayudas regionales durante la Cumbre de Bruselas del 24 y 25 de octubre. Los Estados miembros siguen divididos sobre los pagos directos a los agricultores tras la ampliación, las contribuciones financieras al presupuesto y la búsqueda de una fórmula para que los candidatos no pierdan fondos tras la adhesión. En la Cumbre de Bruselas podría adoptarse también una solución in extremis, si el resultado del referéndum irlandés fuese de nuevo negativo.

Quedan por último por resolver los problemas que atañen a cada candidato. El de mayor calado político se encuentra en la incorporación de una Chipre dividida, dejando fuera al norte de la isla bajo influencia turca. La UE busca también una solución para el enclave ruso de Kaliningrado en territorio lituano. La patria chica del filósofo alemán Inmanuel Kant se ha convertido ahora en un puerto de dudosa reputación que quedará dentro de la frontera exterior de la UE. Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia también están encontrando problemas para cerrar el capítulo sobre ayudas de Estado. Los negociadores buscan cómo encajar los regímenes de incentivos fiscales de esos países con las normas de competencia de la UE.