Hacienda

El impuesto sobre los carburantes no subirá en 2003, según Montoro

El Gobierno congelará en 2003 el impuesto que grava el consumo de carburantes ante el encarecimiento del precio del petróleo en los mercados internacionales, según el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

En declaraciones a la agencia Efe, el ministro de Hacienda aseguró que el mayor riesgo que tiene actualmente la economía procede del precio del barril de crudo. 'Esa es una de las razones que nos lleva a congelar los impuestos especiales sobre esos consumos, es decir, a no incrementar los gravámenes del petróleo en España', afirmó Montoro.

El ministro relacionó el encarecimiento del barril de crudo con 'el anuncio de determinados conflictos bélicos', por lo que, en su opinión, es de esperar que se trate de una amenaza pasajera que se vaya disipando a medida que se resuelvan la situación.

Al analizar la coyuntura económica, Cristóbal Montoro dijo que la situación actual está prolongándose por fenómenos como la crisis bursátil, derivada de la falta de confianza que generaron las prácticas de determinadas empresas y la inseguridad que provoca un escenario mundial en conflicto. No obtante, opinó que 'esos son elementos que se superarán en poco tiempo y a partir de ello lo que hay que esperar es que 2003 sea un año de mayor crecimiento de la economía mundial'.

Respecto a los Presupuestos Generales del Estado para 2003, el ministro de Hacienda declaró que el presupuesto de gastos de Interior y Justica tendrá el próximo año un incremento 'cláramente superior' al del conjunto del gasto público. Así figura en el anteproyecto de ley que el Consejo de Ministros prevé aprobar el próximo viernes.

Montoro aseguró que se trata de un presupuesto nuevamente comprometido con el equilibrio de las cuentas, donde el gasto público crecerá menos que la economía en términos nominales. El Gobierno prevé que la actividad económica crezca el próximo ejercicio el 3%.