Telefonía fija

La CMT rechaza un recurso de Telefónica sobre la rebaja del precio de interconexión

La CMT ha rechazado hoy el recurso potestativo de reposición que Telefónica Móviles interpuso el 30 de julio, después de que la Comisión la instara a rebajar los precios de interconexión, como también haría con Vodafone.

Telefónica Móviles calificó entonces de "intervención arbitraria" la decisión de la CMT y aseguró que con ella se obligaba a los operadores a replantear su estrategia, "afectando a la extensión de la cobertura, al desarrollo de la tercera generación de telefonía móvil y a la propia dinámica del sector".

Además, consideró que el regulador les "penaliza" al haber decidido el recorte de precios siguiendo "un somero estudio comparativo europeo", que no incluye los costes del servicio y que toma como referencia para fijar las tarifas en España a Amena, que ofrece "unos precios de terminación un 21% más caros".

Respecto al método utilizado por la CMT para fijar las nuevas tarifas, que entraron en vigor el 1 de agosto, la operadora aseguró que las circunstancias geográficas y demográficas de España implican que el coste de desarrollar una red de telefonía móvil en este país sea un 40% más caro que en otros del entorno.

Aló

La CMT ha decido obligar cautelarmente a Aló Comunicaciones a constituir un aval en favor de Telefónica Móviles, según la resolución del Consejo del organismo regulador.

Con este aval, Aló garantizará las cantidades que adeude, desde el 8 de agosto (fecha de la resolución) hasta que la CMT emita una resolución definitiva, a Telefónica Móviles en concepto de consumo de servicios de interconexión y de recursos de red.

En julio, Aló denunció a Telefónica Móviles ante la CMT por considerar que ésta le adeudaba más de 1,5 millones de euros por la migración de tráfico de números 906 desde el operador dominante, al que acusó de incumplir las resoluciones impuestas por el organismo regulador en cuanto a costes de interconexión.

El 25 de ese mes, Telefónica Móviles decidió desconectar todos los servicios que Aló tenía contratados por impago de facturas, mientras que mantuvo los servicios de interconexión a la espera de que la CMT dictase una resolución definitiva sobre su pago.