Balance

ATT perdió 12.700 millones tras dotar la depreciación de varios de sus activos

La telefónica estadounidense AT&T desveló ayer que en el segundo trimestre de su ejercicio ha alcanzado las pérdidas más altas de los últimos 22 años. Tras recortar sus ingresos un 8% entre abril y junio respecto al mismo periodo del año pasado, la compañía dirigida por Michael Armstrong ha decidido cargar en las cuentas de este trimestre un total de 13.100 millones de euros en concepto de amortización del fondo de comercio depreciado de sus activos de televisión por cable.

Como resultado, la compañía arroja en el segundo trimestre de su ejercicio pérdidas de 12.700 millones de euros.

Sin embargo, AT&T emitió ayer varios mensajes optimistas que podrían estar dando idea de que lo peor comienza a pasar.

En este sentido, la telefónica aseguró que, descontando los cargos extraordinarios, la empresa registró beneficios operacionales equivalentes a siete centavos de dólar por acción, contra los cuatro centavos del año anterior y muy por encima de las expectativas de los analistas de Wall Street.

A pesar de la caída de las ventas arrastradas por la fuerte competencia en el mercado de la telefonía de larga distancia y una baja en el volumen de llamadas, la empresa dio señales positivas para los meses que vienen, al estimar que sus ganancias operacionales en el tercer trimestre estarán en un rango de entre tres y seis centavos de dólar por acción, por encima de las previsiones de los analistas.

Asimismo, la empresa dijo que ya se ha estabilizado la pérdida de clientes que optan por contratar los servicios de empresas de telefonía móvil, algo que le había quitado fortaleza a sus negocios en los años recientes.

Por unidades de negocio, las ventas a clientes residenciales disminuyeron en el segundo trimestre en un 21,8%, hasta 2.910 millones de euros. La facturación a empresas cayó un 3,8%, a 6.740 millones de euros, debido a que los menores ingresos por servicio de larga distancia de voz compensaron el crecimiento en el servicio de transmisión de datos y de Internet.

AT&T Broadband, la unidad de televisión por cable, registró una caída en sus ingresos de un 1,5% debido a que el número de suscriptores de servicio básico de vídeo bajo demanda disminuyó en unos 125.000.

Los analistas esperan que la reciente quiebra de su más cercano rival, Worldcom, beneficie los negocios de AT&T, debido a que se prevé una fuerte migración de clientes de la empresa norteamericana en quiebra hacia sus principales competidores.

Satisfacción

Michael Armstrong aseguró ayer estar satisfecho con los resultados de la compañía en este segundo trimestre, 'obtenidos en un contexto de debilidad en la economía y de profunda inestabilidad entre algunos de nuestros competidores', dijo.

Armstrong hizo hincapié en que la compañía continúa conduciéndose con el objetivo de prestar un buen servicio a sus clientes y al mercado. 'No estamos distraídos por investigaciones sobre prácticas contables, ventas de acciones u otros factores externos', afirmó.

A pesar de que la compañía mostraba ayer claros elementos de optimismo -de hecho, las acciones de AT&T subían ayer a media sesión un 4,6% en Wall Street- los analistas prefirieron pedir prudencia.

Las acciones de AT&T han caído un 47,5% desde principios de año. 'La estabilización de la situación en sus niveles más bajos no es precisamente bueno para algo que ha caído de forma tan tremenda', señalaba ayer un analista norteamericano.

'La compañía tiene mucho que hacer y sus ejecutivos mucho que trabajar para devolver la confianza que han perdido sus accionistas', precisó

En el primer semestre la compañía ha obtenido unos ingresos de 24.088 millones de euros, frente a 26.738 millones del año pasado.

El cargo extraordinario antes citado sitúa las pérdidas del gigante americano en la primera mitad del año en un total de 13.717 millones de euros, cuando en el primer semestre del año pasado los números rojos ascendieron a un total de 522 millones de euros.