Balance

Endesa eleva beneficios un 10,6% con las plusvalías logradas por la venta de Viesgo

Endesa obtuvo un beneficio en el primer semestre del año de 837 millones de euros, con un aumento del 10,6% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Los resultados de la primera eléctrica española estuvieron marcados por las plusvalías obtenidas por la venta de su participación en Viesgo, que se elevaron en términos netos a 930 millones de euros. Pero ése fue casi el único factor extraordinario positivo del periodo, que se ha visto afectado a la baja por el déficit de los ingresos por tarifa en el sistema eléctrico español, la dotación de provisiones por la situación financiera y las devaluaciones en América Latina y el aumento de los costes de explotación.

Una magnitud significativamente negativa de los últimos seis meses ha sido el resultado de explotación del negocio eléctrico nacional, que ascendió a 754 millones de euros, con una reducción del 28,76%. De los 304 millones de disminución de resultados, 65 millones corresponden a la aportación de Viesgo, tema que quedó compensado en las cuentas globales por la contribución de Elettrogen adquirida a la italiana Enel.

Endesa indica que el citado resultado de explotación ha quedado además impactado por el aumento de los costes de combustibles en 158 millones dada la menor hidraulicidad.

Precios más altos

Sin embargo, las ventas de la actividad eléctrica nacional crecieron un 40,4%, impulsadas por el mayor precio unitario de la producción de la compañía, que se situó en cinco céntimos de euro por kilovatio hora, con un incremento del 59,2% respecto al primer semestre de 2001. No obstante, ese aumento no se ha trasladado totalmente a los ingresos de las compañías, lo que provoca el citado déficit tarifario. Y el grupo añade que ha registrado ese déficit generado en el periodo, que en su caso se eleva a 364 millones, como menores ingresos, 'a fin de que sus cuentas reflejen la realidad de los facturación a los clientes finales por venta de electricidad'. Endesa también destaca que en el primer semestre no se cobraron los costes de transición de la competencia (CTC), excepto los debidos a la utilización del carbón autóctono.

Respecto a la venta a clientes cualificados (fuera de tarifa), la empresa que preside Manuel Pizarro ha seguido una política prudente y que ha estado orientada hacia la mejora de márgenes. Las ventas han aumentado un 8,7% hasta 585 millones de euros, y el precio, un 6,8%. Su cuota en el mercado asciende al 36,7%.

Además del aumento los gastos no gestionables, se elevaron otros costes de Endesa, pese al control de los debidos a personal, que se redujeron un 2,6% La plantilla del negocio eléctrico nacional fue reducida 1.386 personas, de los que 876 corresponden a Viesgo. La deuda financiera disminuyó 1.573 millones, hasta 23.434 millones.

Sin embargo, el total de los gastos financieros se vio lastrado por el impacto de las diferencias negativas de cambio, que sumaron 969 millones de euros. La devaluación del dólar fue un factor que se sumó a esa evolución. La compañía provisionó con 117 millones los riesgos vinculados al negocio eléctrico en España.

En una reunión con analistas, el consejero delegado de Endesa, Rafael Miranda, señaló ayer que la compañía prevé mantener el pay-out y que no descarta vender parte de sus líneas de transporte de electricidad de alta tensión, como ha hecho Iberdrola. Los analistas consideraron que el resultado en el negocio eléctrico nacional no ha ido bien en el periodo.

Mejora el resultado de las filiales eléctricas en Latinoamérica

El resultado de explotación de Endesa en América Latina mejoró un 6%, hasta alcanzar los 708 millones de euros, cifra que casi iguala a los 754 millones de España, pese a que los ingresos se elevaron a 5.292 millones aquí y a 2.283 millones en sus participaciones latinoamericanas. Si se excluyen los datos de las filiales argentinas, el beneficio de explotación creció un 25,1%. Pero los resultados del grupo quedaron conmocionados por la devaluación de monedas de países en los que está ubicada. En este contexto, Endesa señala que la evolución positiva de la explotación se ha producido en un entorno económico muy desfavorable. Y destaca la posible influencia del decreto aprobado por el Gobierno argentino que minorará el efecto de la devaluación. El beneficio de explotación de las participadas en Europa que está integrado en Endesa Italia ascendió a 106 millones, con un cash-flow de 163 millones de euros. Por otro lado, la empresa que preside Manuel Pizarro redujo su ritmo de inversiones, que ascendieron a 1.321 millones, de los cuales 749 millones fueron destinados a activos materiales, y 410, a financieros. A la adquisición de participaciones en sociedades consolidadas se dedicaron 127 millones de euros, como la compra de un 5,7% adicional de la antigua filial de Enel. Los recursos procedentes de las operaciones del primer semestre sumaron 1.595 millones, cifra que permitió hacer frente a las inversiones citadas. Además de la venta de Viesgo, Endesa obtuvo ingresos por desinversiones por la venta de sus participación en Interagua. Además, la aportación de las actividades no eléctricas volvió a ser negativa por 78 millones de euros, tras una cifra de negocio de 107 millones y un resultado de explotación de 19 millones de euros. Sin embargo, ha sido positiva la evolución de resultados del holding de telecomunicaciones Auna.