Emprendedores

Calidad con alma de cerezo

Elisa Barbeito imprime la corriente de finales de siglo en sus sólidos muebles

Tras años de experiencia y reconocimiento profesional, Elisa Barbeito llegó al mundo de la decoración y el interiorismo por casualidad.

Esta gallega, empresaria por tradición familiar y, sobre todo, emprendedora, fue fraguando la idea de su nueva empresa tras un viaje profesional a París. 'En la capital francesa conocí el exquisito trabajo de diseño y fabricación de un pequeño taller y me metí de cabeza en el nuevo negocio para aprovechar ese nicho de mercado de productos de alta gama, hasta ahora inexistente en Galicia', afirma rotunda.

También la marca tiene referencia histórica con Francia. La ciudad gala de Nançy, a orillas del Meurtre, ubicada en el límite de Francia tras la guerra franco-prusiana, recibe a los franceses que habían quedado en la parte prusiana, tras la pérdida de Alsacia y parte de Lorena. La llegada de familias acaudaladas, profesionales y artesanos de todo tipo es constante. En este contexto histórico surge Escuela de Nançy, especializada en el trabajo en vidrio y el diseño de muebles.

Aquella corriente innovadora, que revolucionó el diseño a finales del XIX y determinó la historia del mueble y los principios innovadores contenidos en sus creaciones, dio fama a la localidad francesa y le ha servido de pretexto a Elisa Barbeito para su nuevo proyecto empresarial: Escuela de Nançy.

La compañía, bautizada como el movimiento francés, es fruto de su vocación empresarial y ha requerido una inversión inicial de 200.000 euros.

El proyecto, pionero en Galicia, combina además de muebles de autor, como los denomina su directora general, un nuevo concepto de distribución en el sector de muebles: el show room, un gran espacio, más de 400 metros cuadrados diáfanos, donde se exponen todos los productos de la marca para su venta directa al público o a distribuidores.

'Estamos preparados para realizar proyectos integrales de decoración. Nuestro objetivo es personalizar nuestros trabajos a la medida del cliente', asegura Barbeito. La empresa ofrece la posibilidad de realizar la producción a medida sin coste adicional para el cliente. Esta atención sigue siendo personalizada también a la hora de financiar la compra. Las piezas se reparten en una veintena de ambientes diferentes. El espacio ha sido concebido para poder albergar además exposiciones de pintura y escultura, presentaciones de nuevos diseños o proyectos de arquitectura e interiorismo.

Los muebles de Escuela de Nançy se caracterizan por su cuidado diseño, el uso de materiales nobles y su exquisita maestría artesanal. La empresa supervisa la fabricación de las piezas que se realizan bajo sus especificaciones y directrices. Artesanos ebanistas utilizan el cerezo macizo como material básico por su dureza y solidez. La nobleza de esta madera realza los diseños realizados por los mejores profesionales de Europa, que, inspirados en movimientos de antaño, son capaces de dar como resultado piezas frescas y dinámicas, de plena actualidad con la esencia de una tradición milenaria.

Algunos de sus elementos característicos, cajones secretos, espejos imposibles, juegos de mesa integrados, etc. convierten estos muebles en auténticas piezas de arte, objetos de deseo que ganan valor con el paso del tiempo. Igualmente, los procesos de encerado y acabado de anticuario reportan el aspecto tan característico que distingue las piezas del catálogo, actualmente con más de 800 referencias a la venta. 'Aunque la oferta de modelos se renueva y amplía permanentemente', aclara Elisa.

El gabinete de decoradores de Escuela de Nançy se encarga de asesorar a los visitantes. Esta atención sigue siendo personalizada también a la hora de financiar la compra.

Barbeito se queja de la dificultad para encontrar buenos comerciales en el sector, por lo que dedica parte de sus recursos a 'formar a los mejores tras una cuidada selección'. Prevé facturar este año 720.000 euros (unos 120 millones de ptas.) y triplicar en dos años la red, mientras se consolida en Galicia y Asturias.

Su pronóstico es finalizar el año 2001 con más de 25 puntos de venta 'en los que se valore la alta calidad de nuestros muebles y su diseño exquisito. Hemos de consolidarnos antes de plantear una mayor expansión'.

Innovar la tradición de artistas de otro siglo

La anexión de la Alsacia y la Lorena da lugar a la llegada de familias acaudaladas, profesionales y artesanos de todo tipo que convierten a Nançy en una ciudad fronteriza en la cual se refugian intelectuales, científicos y artistas que prefieren emigrar a Francia para no someterse al Reich. En ese contexto se crea la Escuela de Nançy en 1901, que desarrollará una forma específica de Art Nouveau. Bajo el impulso de Emile Gallé, importante miembro de la Escuela de Nançy, se desarrolló este arte inspirado por la naturaleza. Es en París y en Nançy donde esta corriente recibe un eco mayor, aunque mantiene sus características nacionales, que son diferentes a aquellas que se propagan al mismo tiempo en Barcelona, Berlín, Bruselas, Glasgow, Londres, Munich y muchas otras ciudades europeas. La innovación ha hecho posible las creaciones actuales. Son diseños inspirados en piezas clásicas, con perfiles y estructuras fabricados en cerezo mazizo mediante técnicas artesanales y tacto de anticuario. Estas piezas se adaptan perfectamente a cualquier ambiente actual y evocan las técnicas de las artes decorativas de la escuela que inmortalizó Louis Majorelle, pues como las suyas, combinaban, con exquisito equilibrio, ornamento, forma y función.