Supervisión

Las casas de Wall Street buscan supervisores de mercado

Las firmas de Wall Street viven una ola de contratación de policías internos, pese a que han tenido que recortar empleos en otras áreas para reducir sus costes por la disminución de sus ingresos.

Los policías, que en realidad son supervisores encargados de asegurarse de que las firmas cumplan con las regulaciones del mercado de valores de Estados Unidos, han mejorado su imagen dentro de la compañía.

Los bancos de inversión de Wall Street están buscando la forma de aumentar el personal de supervisión e incluso algunos operadores están considerando la posibilidad de cambiar de carrera ante la fuerte caída del mercado.

Wall Street ha recortado más de 41.000 puestos de trabajo desde que el empleo en el sector llegó a un máximo de 776.400 en febrero de 2001, de acuerdo con la Asociación de la Industria de Valores. Cerca de 50.000 personas trabajan actualmente en el área de supervisión de cumplimiento.

Las Bolsas también están vigilando con más cuidado al sector y la asociación nacional de operadores contratará hasta 60 investigadores y abogados nuevos.

La demanda de supervisores se ha acrecentado debido a que los bancos necesitan cumplir una serie de nuevas regulaciones, como las leyes para evitar el lavado de dinero y las que persiguen terminar con el flujo de dinero destinado a los grupos extremistas tras los atentados del 11 de septiembre.

Lo esencial de estas leyes es que los operadores tienen que realizar más revisiones a sus clientes para evitar ser utilizados en operaciones ilegales. El aumento de investigaciones sobre las prácticas de la banca, desde acusaciones de operaciones fraudulentas en ofertas iniciales de acciones y conflictos de intereses hasta pactos oscuros entre compañías, también ha potenciado la supervisión.