Canadá

La confianza en superar un crecimiento del 3% impera en la cumbre del G-8

La reunión que hoy concluye en Kananaskis (Canadá) ha contado con el optimismo de los líderes del G8, que han lanzado mensajes de confianza sobre la economía, pese a las últimas caídas de las bolsas tras el escándalo contable de WorldCom.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, resumió el entusiasmo de los dirigentes respecto del futuro inmediato: "Por lo general, se ha hablado de un crecimiento por encima del 3% para la mayoría de las naciones del G-8 ".

Tras una corta contracción en el tercer trimestre de 2001, el PIB de Estados Unidos creció en los primeros tres meses de este año a un sólido ritmo del 6,1%, de acuerdo con la tercera y última revisión divulgada hoy por el Departamento de Comercio.

Planea, sin embargo, la preocupación macroeconómica ante los persistentes problemas de Japón, la segunda economía del mundo, que lleva una década en recesión. El primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, ha tratado en Kananaskis de convencer a sus socios de que mantendrá la puesta en marcha de reformas económicas a pesar de una creciente oposición política.

"No hay marcha atrás" en las reformas, apuntó ayer Koizumi, mientras la Casa Blanca expresaba su confianza en la economía japonesa, después del encuentro que mantuvieron el primer ministro nipón y el presidente estadounidense, George W. Bush.