_
_
_
_
Ibex 35

La alta volatilidad del dólar, nuevo foco de incertidumbre en Bolsa

La desazón que causa el empantanamiento de los principales índices de las Bolsas ha generado una corriente filosófica especial en los últimos días. Se trata, en el caso español, de la subdivisión del Ibex en varios apartados, que es como renegar del mismo.

Los gestores más dinámicos, que no son los mejores, por cierto, han puesto de moda esta división singular y proclaman que el índice principal del mercado español subiría en estos momentos entre el 7% y el 10% sin contar los valores que más pesan.

Pataletas aparte, las Bolsas mantienen en vilo desde hace varias semanas a los gestores e inversores, porque lejos de apuntar mejoras en la tendencia de fondo se asoman, cada vez con más frecuencia, a la zona de mínimos de año para rebotar desde la misma. Lo sucedido esta semana en el mercado nacional es extrapaloble al resto de las principales Bolsas del mundo, porque los valores que más ponderan son, también, los que mayor número de accionistas reúnen.

Valores líderes que hacen agua por todas partes, porque recogen en sus cotizaciones el sentimiento negativo de la mayor parte de los inversores. Estas empresas lidian la faena de unos resultados que no justifican, en numerosos casos, las altas valoraciones simultaneándola con un entorno lleno de dificultades.

A las tensiones políticas y situaciones prebélicas en Oriente Próximo o en la frontera entre India y Pakistán se ha unido en los últimos días la psicosis, que es mentar la bicha, de nuevos atentados terroristas en Estados Unidos. Cuentan los expertos que este último asunto es el que ha aumentado el nivel de volatilidad del dólar, con caídas frente al euro y al yen. Este fenómeno, el de la alta volatilidad del dólar, ha puesto en guardia a los profesionales del mercado, porque supone un nuevo foco de incertidumbre para las Bolsas del mundo.

La repatriación de activos hacia los países de origen desde el área del dólar puede hacerse de dos formas, ordenada o desordenadamente. Si se hace sin prisa, pero sin pausa, los participantes en el mercado tendrán tiempo para corregir estrategias. Si se hace con precipitación, los mercados sucumbirán por los desequilibrios que siempre provocan las estampidas.

Las Bolsas europeas conocen muy bien este asunto, porque los fondos estadounidenses volvieron a casa en los veranos de 2000 y 2001 lastrando la evolución de los valores más representativos europeos.

La evolución de Wall Street se convierte, así, en referencia, si cabe, más obligada que nunca, porque su capacidad de contagio es total.

Ruido de tipos de interés en la City

 

Los rumores sobre una inminente alza de los tipos de interés en el Reino Unido han subido de tono en las últimas 24 horas. Los analistas de la City londinense están intranquilos, porque dan por hecha una subida de los tipos de interés más pronto que tarde.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El que los rumores procedan, precisamente, de la City londinense es algo que llama la atención de los analistas por dos factores. Primero, porque la economía inglesa camina a la par de la estadounidense. Segundo, porque el olfato de los profesionales suele ser muy bueno. Hay más. Es la segunda vez que este asunto salta a la palestra en un mes.

 

 

 

 

 

 

 

De confirmarse, como parece, el rumbo de los tipos de interés cambiaría a continuación en Estados Unidos, porque es lo que generalmente se ha producido históricamente.

 

 

 

 

 

 

 

¿Y en la zona euro? A pesar de la debilidad relativa de las cifras alemanas, el resto de las economías mantiene un buen tono y, lo que es peor, con renovadas presiones de los precios. Poco a poco aumenta el número de expertos que apuestan por subidas.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_