Cumbre de Madrid

El capítulo comercial impide el acuerdo de asociación con Mercosur

Patten argumentaba ayer en Madrid que negociar un acuerdo con un bloque de países dificulta mucho el éxito. En el caso de Mercosur, eso se multiplica porque, además de Uruguay y Paraguay, el bloque engloba a Brasil y Argentina, dos países sobre los que planea la incertidumbre política. En el caso de Brasil, por las elecciones que se celebrarán en octubre y que apuntan a un giro en el Gobierno; en cuanto a Argentina, la crisis económica supuso ya la sucesión de cuatro presidentes en un plazo de sólo dos semanas.

No obstante, el comisario europeo desprecia el efecto que la crisis argentina haya podido tener en el acuerdo con Mercosur. 'La impresión es que las consecuencias negativas que todo el mundo temía no se han producido', señaló. Patten, que mantendrá un encuentro con el ministro argentino de Economía, Roberto Lavagna, celebró que la situación en Argentina haya hecho 'reconocer la importancia de obtener un resultado de ese acuerdo', y, aclaró que 'a pesar del escepticismo', se han hecho 'notables avances'. Las críticas han llegado hasta el Parlamento Europeo, que espera medidas concretas, y no simples declaraciones. Pero, hasta la fecha, no se conocen más avances que la aprobación de ciertas ayudas a las inversiones, como la reducción de la burocracia.

Según Patten, el acuerdo está casi cerrado en dos capítulos: el político y el de cooperación. El comercio, sin embargo, supone una barrera difícil de franquear. 'Espero hacer más avances en la apertura de los mercados', dijo Patten, quien anunció que, de la cita de Madrid, surgirá una convocatoria de los ministros de Comercio para los próximos meses.

Pero los subsidios que la UE concede a sus agricultores, así como la eliminación los aranceles son dos grandes obstáculos. Fuentes comunitarias enumeran otro escollo: Brasil, uno de los países que ha mantenido una posición más difícil, ostentará la presidencia de Mercosur el segundo semestre del año, y el protagonismo también cuenta a la hora de hacer avances.

La intención de impulsar las relaciones entre el Mercosur y la UE se remite a 1995, pero las negociaciones no cobraron impulso hasta abril de 2000. El acuerdo abriría las puertas a la UE de un mercado de 210 millones de personas, de quien los Quince ya son el primer socio comercial.

Con quien la UE no tiene intención aún de cerrar un acuerdo de libre comercio es con la Comunidad Andina (Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia y Venezuela), pese al reclamo de estos países. Según Patten, no ha lugar porque aún 'no actúan como un bloque integrado'.

El FMI concede un respiro a Argentina

El Fondo Monetario Internacional (FMI) concedió ayer a Argentina posponer por un año el pago de un vencimiento de los intereses de deuda de 130 millones de dólares (143 millones de euros) que debía ser desembolsado el próximo miércoles. El aplazamiento 'es una señal más que positiva' en medio de las difíciles negociaciones para que el FMI reanude la asistencia crediticia a este país, dijo a Efe un portavoz del Ministerio de Economía. La aprobación de un nuevo acuerdo con el Fondo es una de las cuestiones que ayer fue requerida por el comisario europeo de Relaciones Exteriores, Chris Patten, para que la UE ayude a Argentina. 'Tengo la esperanza de que negocie un programa con el FMI que permita que la UE inste a los organismos internacionales a ayudar' al país, dijo Patten. El pago de los intereses de la deuda ponía a Argentina en una difícil situación, ya que este mes ya había utilizado sus escasas reservas (estimadas en 12.100 millones de euros) para hacer frente al pago de otros vencimientos. El 7 de mayo pagó 159 millones de dólares (175 millones de euros) al FMI y el lunes pasado pagó 680 millones de dólares (750 millones de euros) al Banco Mundial.