Informe

Los países pobres ingresan menos con más exportaciones

El aumento de la cuota de mercado de los países en desarrollo en el comercio mundial no se ha correspondido con la evolución de los ingresos. El bajo valor añadido de los productos en estos países es la principal causa de esa contradicción, afirma la Unctad (Conferencia para el Comercio y el Desarrollo de Naciones Unidas) en su informe de este año. La agencia alerta además sobre el proteccionismo que puede originar en EE UU un dólar fuerte.

Mientras la participación de los países en desarrollo en las exportaciones mundiales de productos industriales, incluidos los de rápido crecimiento de altas tecnologías, se ha expandido rápidamente, los ingresos ganados por esa actividad por parte de esos países no parecen compartir ese dinamismo', afirma la Unctad en el Informe de comercio y desarrollo, 2002, publicado ayer.

Según la Unctad, el problema radica en el tipo de trabajo que se explota en esos países, poco cualificado, lo que implica un valor añadido muy bajo. Eso a pesar de que las exportaciones que más han crecido en estos países son los de alta tecnología (un tercio de las exportaciones mundiales de estos productos provienen de los países en desarrollo). Ordenadores, equipos de telecomunicaciones, audio y ropa son los productos que más comercian estos países. Su fabricación se realiza en cadenas de producción con componentes que proceden directamente del exterior, al estilo de las maquiladoras mexicanas.

El ratio del valor añadido en las exportaciones de los productos manufacturados de los países desarrollados ha caído desde un 225% de comienzos de los ochenta hasta un 180%. En los países en desarrollo este descenso ha sido aún más pronunciado: desde un 75% hasta un 55%. China es uno de los países más perjudicados por esto y, más recientemente, México.

En general, las exportaciones de los países en desarrollo han aumentado mucho más que las de los países desarrollados. Las primeras han avanzado a un ritmo del 11,3% al año desde comienzos de los ochenta, mientras que la media mundial fue del 8,4%. Pero las importaciones han superado las exportaciones en los países más pobres, al contrario de lo ocurrido en los desarrollados.

A pesar de los continuos llamamientos de los países más ricos para que se abran los mercados, la Unctad plantea que lo importante 'no es más o menos liberalización, sino cuál es la mejor forma para canalizar las fuerzas de comercio e industria y satisfacer las necesidades humanas'. La ONU insta además a 'mejorar la coherencia política entre comercio, finanzas y desarrollo y a facilitar la integración de estos países en el sistema'.

Proteccionismo en EE UU

Según el informe, el comercio tuvo el año pasado un papel fundamental para contagiar la desaceleración del mundo industrializado a los países en desarrollo, cuyo volumen de exportaciones cayó de un 14% en 2000 a menos de un 1% en 2001. No obstante, se destaca la recuperación del consumo en EE UU como un freno a la desaceleración mundial. Aun así, alerta sobre el riesgo que supone el fuerte endeudamiento de las familias y los desequilibrios externos del país.

Un estancamiento del consumo afectaría negativamente a Japón y Europa, dependientes de un cambio de tendencia en el comercio. Además, advierte sobre el peligro de un dólar fuerte mientras Japón y Europa evolucionan lentamente, lo que implicaría 'presiones proteccionistas [en EE UU] y el riesgo de que una eventual devaluación del dólar', que crearía una más generalizada inestabilidad cambiaria.